Lanza un equipo de "última generación" tras dos años de desarrollo
Indra ha tardado dos años en desarrollar sus contadores eléctricos inteligentes.
Indra ha tardado dos años en desarrollar sus contadores eléctricos inteligentes.

Indra entra en el negocio de los contadores eléctricos ‘inteligentes’

Su oferta es "más económica" para las distribuidoras en zonas con concentración de clientes

Los contadores inteligentes que facilitan la recogida en tiempo real de la información sobre el consumo eléctrico doméstico son una pieza clave en la modernización de las actuales redes de distribución de electricidad hacia las llamadas smart grids (redes inteligentes), y la multinacional española Indra no quiere quedarse fuera de un negocio que parece prometedor. Según el informe Pike Research, se estima que el mercado mundial de contadores inteligentes alcanzará los 100 millones de dispositivos en 2015 y se espera que para 2020 la base global instalada será de 963 millones, un 59% del total de los contadores eléctricos instalados.

También en España, todas las compañías eléctricas deberán haber sustituido antes de 2018 sus actuales contadores electromecánicos (unos 25 millones) por otros eléctricos telegestionables.

Con este escenario, Indra ha invertido dos años en el desarrollo de sus contadores eléctricos inteligentes InMeter, que ahora empiezan a comercializar. A lo largo de 2012, sus equipos han sido certificados desde el punto de vista metrológico por Applus+ y sus comunicaciones por Kema. Para su integración y ensamblado final, Indra cuenta con la colaboración de Censolor, su centro de soporte a renovables ubicado en el polígono de San Román de Bembibre (León). “Queremos posicionarnos como una de las empresas líderes en el desarrollo de nuevas soluciones y tecnologías para el mercado de las Smart Grids”, dicen desde Indra a CincoDías.

La compañía destaca que su contador de última generación incorpora en un único dispositivo la conexión con el exterior del conjunto de los contadores de un edificio. “Ello supone que es una solución mucho más económica para las distribuidoras en las zonas con concentración de clientes (fincas en zonas urbanas), ya que evita multiplicar en cada contador la capacidad de comunicación. Y cabe destacar que el 50% de los clientes españoles viven en edificios multifamiliares”.

Según Indra, esto es posible debido a que en el equipo InMeter las comunicaciones bidireccionales desde o hacia el sistema central de telegestión de la compañía de distribución no descansan en cada contador individual, sino en un concentrador de datos que realiza la función de conexión entre los distintos contadores asociados a él y el sistema central de telegestión.

 

 

 

Interés de empresas de Asia-Pacífico

Indra está haciendo prospecciones de mercado y acciones de venta de sus contadores, que incorporan en un solo equipo los elementos de medida y visualización, monitorización y control de potencia y corte remoto de suministro. En esta fase, la compañía va a fabricar una primera remesa de equipos para iniciar su comercialización y proyectos piloto en las compañías . “Nuestro objetivo es empezar a distribuirlos en España y Latinoamérica, pero también en otros países. Hay compañías de Asia-Pacífico que han mostrado su interés en la solución, porque allí, al igual que en España, las topologías de concentración de suministros son habituales”.

La compañía destaca igualmente que la separación entre la función de medida y visualización, que reside en sus contadores, y la función de comunicaciones, que va en el concentrador InMeter RCC, arroja grandes ventajas como conjugar distintas tecnologías de comunicación, la capacidad multi-utility (para la captura de medidas de electricidad, agua y gas) o poder incorporar servicios de valor añadido para el cliente (como dejarles monitorizar sus consumos energéticos en tiempo real y conocer su coste diario, semanal y mensual).

Normas