El beneficio ajustado de los cinco grandes bancos cae un 10% hasta marzo

La gran banca aborda prudente el primer trimestre e inicia nuevos saneamientos

El beneficio de las cinco firmas incluyendo plusvalías crece un 21% hasta los 3.429 millones.

El periodo se ve marcado por la reducción generalizada de los márgenes.

El fin de las provisiones inmobiliarias da lugar a la dotación de nuevas carteras.

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín.
El presidente de Banco Santander, Emilio Botín. REUTERS

Los resultados económicos obtenidos por los cinco mayores bancos del país en el primer trimestre del año pueden dar la idea de que para la gran banca española “lo peor ha pasado”. Así parecen demostrarlo los 3.429,1 millones de euros de beneficio neto que suman Santander, BBVA, CaixaBank, Popular, y Sabadell hasta marzo, lo que supone un incremento del 20,87% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando el margen de beneficios quedó reducido a 2.837 millones. La variación, muy ligada a la culminación del saneamiento inmobiliario, dista, sin embargo, de marcar un cambio de paradigma. Una vez ajustadas las plusvalías extraordinarias, de hecho, el beneficio conjunto del primer trimestre se queda en 2.560 millones, un 9,7% menos que el año anterior, ante la caída general de márgenes y el reenfoque de las provisiones a nuevas carteras de riesgo.

El principal responsable del ajuste reseñado es BBVA que, aunque obtuvo 1.734 millones de euros de beneficio neto hasta marzo, un 72,60% más que el ejercicio anterior, se queda en 865 millones –un 14% menos– una vez descontadas las plusvalías extraordinarias obtenidas en este periodo por la venta de activos. Los márgenes tampoco han ayudado, con un descenso del 0,9% en términos netos, mientras que la mora se incrementa 4% al 5,3%. Una evolución que ha llevado a la entidad a dedicar 618 millones a saneamientos, centrados ahora fundamentalmente en empresas, una vez concluida la provisión del ladrillo. La situación permite, eso sí, un leve repunte interanual del beneficio doméstico hasta los 73 millones, una vez descontadas plusvalías y los 346 millones en pérdidas que arroja la división inmobiliaria de la entidad. En esta tónica, la concesión de crédito, que en términos brutos crece un 2,8% por la absorción de Unnim, cae en realidad un 4% en el país.

En el caso de Banco Santander, con un beneficio de 1.205 millones hasta marzo de 2013, frente a los 1.604 millones del año anterior, la variación arroja, directamente, un descenso del 26%. Todos los márgenes del grupo se han visto reducidos _–el neto cae un 15,2% anual–, si bien han sido sus pilares internacionales, Brasil y Reino Unido, quienes traban esta vez el moderado avance que sí logra España. El país, que apenas produce el 11% del total de beneficio, protagoniza una mejora del 2,5% hasta los 207 millones. La cifra, no obstante, también queda cercenada hasta los 65 millones una vez descontada la actividad de consumo o los 175 millones de registradas por el banco malo interno del grupo, que incluye activos de promotores o su participación en Sareb. Con una cota de mora del 4,76%, Santander ha reducido la concesión de crédito un 3,8% en el último año y dotado 2.919 millones ante insolvencias en los últimos tres meses.

Caso destacable es el de CaixaBank, que multiplica por siete sus beneficios en el trimestre, desde los 48 millones a de 2012 a los 335 de este año. La cifra, no obstante, hay que enmarcarla en un periodo en que la entidad catalana se ha convertido en la primera por volumen de negocio en España tras absorber Banca Cívica y Banco de Valencia. Jugada que le ha valido un incremento de la morosidad del 5,25% al 9,4%. Es por eso que CaixaBank, que acaba de culminar en marzo el saneamiento inmobiliario, no rebaja el ritmo del pasado ejercicio y dedica ya 883 millones a la cobertura de otras carteras de crédito, principalmente las de empresas. En este caso, eso sí, la firma eleva un 2,4% su cartera crediticia.

Banco Popular, por su parte, ha logrado incrementar sus beneficios un 4% en el año, hasta los 104 millones, tras provisionar 490 millones. Con una tasa de mora del 9,94%, el banco ha reducido un 2% el crédito concedido en el primer trimestre frente al mismo periodo del año anterior. Así mismo, el margen bruto de intereses de la entidad cede un 11,5% en este plazo.

Finalmente, Banco Sabadell, que también ha completado en marzo las provisiones impuestas sobre el ladrillo, obtiene un beneficio de 51,1 millones, un 36,1% menos que en los tres primeros meses de 2012. La entidad logra un alza de su margen bruto del 27,1%, si bien la cifra queda claramente distorsionada por la absorción de la CAM, efecto que también dispara la concesión de crédito y la mora, que se sitúa en el 9,69%.

Aunque el efecto del fin de las provisiones inmobiliarias será más claro en los próximos trimestres, el viraje hacia la dotación de otras carteras de riesgo y el nuevo marco de provisiones para la refinanciación de créditos que avanzaba ayer el Banco de España, también prometen seguir moderando las alegrías en los resultados bancarios.

Normas