Rajoy se compromete a bajar 5,5 puntos el gasto público

Las subidas fiscales costarán 17.000 millones a los contribuyentes este año

El Ejecutivo adoptará nuevas medidas de ajuste en septiembre si existe riesgo de incumplir el objetivo de déficit

Todas las partidas presupuestarias caerán con la excepción del gasto en intereses

Las subidas fiscales costarán 17.000 millones a los contribuyentes este año Ampliar foto

El Programa de Estabilidad que el Gobierno remitió ayer a Bruselas representa un alegato de su compromiso para reducir el déficit público, término que aparece en más de 150 ocasiones en un documento que no alcanza el centenar de páginas. De hecho, el Gobierno traslada a las autoridades fiscales que “si como consecuencia de sorpresas positivas en el crecimiento, la recaudación es mayor y los gastos menores de lo previsto, la diferencia se canalizará principalmente hacia un menor déficit”. El Ejecutivo insiste en que la relajación de la senda de consolidación fiscal concedida por Bruselas –que ha suavizado el objetivo de déficit del 4,5% al 6,3% este año– no impedirá que Moncloa siga priorizando el saneamiento de las cuentas públicas. Y advierte que si el próximo mes de septiembre, el Gobierno “identifica alguna desviación (...), adoptará nuevas medidas de no disponibilidad presupuestaria”.

El Gobierno marca una senda de recorte del gasto y de incremento de la recaudación. En 2011, los ingresos de la Administración alcanzaron el 36,4% del PIB, porcentaje que Hacienda se compromete a elevar al 37,1% en 2015 y 2016. Se trata de un aumento de solo siete décimas que puede parecer menor si se tiene en cuenta que el Ejecutivo de Rajoy ha aprobado la mayor subida fiscal en Democracia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas de las medidas adoptadas hasta ahora, más que elevar los ingresos, han servido para impedir que se desplomara la recaudación.

De hecho, Hacienda estima que el impacto tributario de las políticas adoptadas hasta ahora como el incremento del IVA, del IRPF y de los impuestos especiales o la eliminación de deducciones en el impuesto sobre sociedades y en la Renta provocarán que los contribuyentes paguen 17.005 millones más en impuestos en 2013, 4.708 millones en 2014 y 562 millones en 2015.

Esta cifra no incluye las subidas impositivas que, a su vez, se están impulsando desde la Administración autonómica y local. Más allá de las medidas ya conocidas, el Ejecutivo detalla que creará nuevos “impuestos directos medioambientales” con el objetivo de recaudar 800 millones solo este año. También se introducirán criterios mediambientales en el impuesto sobre circulación. Es decir, los coches más contaminantes pagarán más por este tributo local.

El Ejecutivo reitera de forma vehemente en el Programa de Estabilidad que eliminará el recargo en el IRPF –una subida de hasta siete puntos–que introdujo para 2012 y 2013 y que el pasado viernes prorrogó un año más.

El documento de Economía muestra que la intención del Gobierno es que el gasto público se reduzca hasta el 39,7% del PIBen 2016, frente al 45,2% registrado en 2011, el año en que Mariano Rajoy ganó las elecciones. En ese mismo período, la partida destinada a Sanidad pasará de representar el 6,3% del PIBal 5,4%, lo que supone una caída del 15,6%. Un descenso similar registrará el capítulo de Educación. Contribuyen a esta reducción medidas como el copago farmacéutico, el incremento de las horas lectivas o los recortes adoptados por las comunidades. El Ejecutivo prevé que todas las partidas presupuestarias disminuyan con una excepción: los intereses de la deuda, que hoy representan el 3% del PIB (31.322 millones) y que en 2016 supondrán el 3,6%. En cualquier caso, el Programa de Estabilidad que el Ejecutivo remitió el año pasado planteaba que el gasto público bajara al 37,7% en 2015, lo que representaría el menor nivel desde 1984. En este sentido, la reducción de los objetivos de déficit no impedirá los ajustes, pero sí atenuarán su magnitud.

 

Más IRPF, tributos verdes y menos beneficios en Sociedades

Las grandes líneas tributarias que el Gobierno adoptará este año pasan por prorrogar hasta 2014 la subida del IRPF y del IBIque aprobó el Ejecutivo. En principio, este recargo desaparecerá en 2015. Para un sueldo de 30.000 euros anuales, el incremento supone pagar a Hacienda 82 euros más. También se crearán este año impuestos indirectos para penalizar el consumo de productos que contaminan. Y se seguirán eliminando deducciones en el impuesto sobre sociedades para las grandes empresas.

IVA de caja e incentivos fiscales para los emprendedores

Este año se aprobará una de las medidas más veces reclamadas por la pequeñas empresas: pagar el IVAa Hacienda en el momento de cobrar la factura y no, como sucede ahora, cuando se emite. La medida, que entrará en vigor en 2014, puede beneficiar a más de dos millones de empresarios. Aunque es previsible que esa cifra sea mucho menor, ya que optar por el nuevo criterio supondrá un mayor control fiscal. El Ejecutivo también aprobará incentivos fiscales muy selectivos para apoyar a los emprendedores.

Una política para situar el paro en el 17,2% en 2020

El Ejecutivo asegura que ahorrará unos 1.000 millones al impulsar la eficiencia en políticas activas de empleo y apuesta por profundizar en la flexibilización laboral. El Ejecutivo prevé que la tasa de paro baje del 27% actual al 24,8% en 2016, al 22% en 2017 y al 17,2% en el año 2020. Las proyecciones llegan hasta el año 2060, cuando el gasto en pensiones será del 13% del PIB, cifra que sería del 16% si su revalorización siguiera ligada al IPC. Actualmente, las pensiones representan un 10% del PIB.

Normas
Entra en El País para participar