Objetivo: 2% de inflación

El Banco de Japón decide por unanimidad mantener su política de estímulo

El emisor nipón sube sus previsiones de crecimiento por las medidas expansivas

Gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, durante la última reunión del G20
Gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, durante la última reunión del G20 EFE

En una votación unánime, el Banco de Japón (BOJ) ha decidido mantener su objetivo de aumentar la base monetaria o dinero en efectivo y depósitos en el banco central, a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes.

El Banco de Japón se ha fijado como meta superar la deflación y apuntó a un objetivo de aumento de precios de 2% anual, para lo que ha puesto en marcha un fuerte programa de estímulo que ha suscitado críticas al ser considerado una devaluación forzada del yen.

Sin embargo, gracias a las medidas expansivas, el BOJ elevó hoy sus previsiones de crecimiento de la economía nipona, tanto del PIB real como de la inflación hasta 2015. Según las estimaciones que maneja, el PIB nipón se situará en 2013 en el 2,9%, seis décimas más que en su anterior cálculo, mientras que el índice de precios de consumo (IPC) se colocará en el 0,7%, tres décimas más de lo previsto en enero.

Para este ejercicio, “se espera que Japón vuelva a la senda de la recuperación moderada”, una vez que haya “dejado de debilitarse y muestre signos de mejora”, detalló el BOJ en un comunicado.

 El emisor además respaldó su plan para acabar en un periodo de dos años con la deflación que registra el país desde hace cerca de 15 años, al anunciar que estima registrar una inflación del 1,4% en 2014 y del 1,9% en 2015.

Además, para los próximos años, el BOJ espera que el PIB real se sitúe en el 1,4%, cinco décimas más de lo previsto con anterioridad, y en 2015 alcance el 1,6%.

Normas