Luis Cortina, director general de Siemens Healthcare

“La subida del IVA sanitario puede retraer la inversión”

Apunta a que la tecnología es una solución a la crisis más que un gasto y alerta de la deuda hospitalaria, aunque asegura que el gigante alemán sigue apostando por España

“La subida del IVA sanitario puede retraer la inversión”

Desde hace más de un año, Luis Cortina –Badalona (Barcelona), 1955– dirige la unidad de negocio de salud del gigante Siemens en España. Anteriormente, este farmacéutico y MBA por el IESE había trabajado en las también alemanas Hoechst y Bayer. La facturación de esta división alcanza los 300 millones de euros, en dos áreas: el equipamiento de diagnóstico por imagen y productos para laboratorios.

Pregunta. ¿Cuáles son sus planes para el sector salud?

respuesta. Acompañar al sistema sanitario a ser sostenible de cara al futuro, partiendo de una excelente sanidad y unos excelentes profesionales. Con la ayuda de Siemens, de nuestra tecnología, del diagnóstico como parte del proceso, podemos ayudar lo máximo posible a que aumente la calidad de vida del paciente y a reducir los costes.

P. ¿Cómo les ha afectado la crisis y los recortes en el gasto sanitario?

r. Nos ha afectado la reducción de la inversión, inferior del orden del 40% en 2012. Este año habrá una ligera bajada respecto al año anterior y se estabilizará para los próximos dos o tres años. Hay que hacer un llamamiento a las consejerías de salud, diciendo que una inversión en tecnología de diagnóstico no solo es un gasto, sino que puede ayudar a que bajen los costes sanitarios.

P. ¿Seguirá cayendo la inversión pública entonces en 2013?

r. Sí. Baja ligeramente. Está cerca de tocar suelo. La caída drástica fue en 2012 y había empezado en 2011. No hay dinero para invertir. Pero se tendrían que buscar mecanismos, sobre todo en la sanidad pública, para que pudiéramos tener fórmulas público-privadas, de pago por uso u otras metodologías financieras, que en este momento son difíciles por la Ley de Contratos.

P. ¿Qué mecanismos?

r. Colaboraciones público-privadas. Fórmulas financiadas por entidades bancarias o por nuestra financiera. Ahora se funciona por inversión directa a través de concursos. Nosotros ponemos nuestra propia financiera para que el cliente pague en varios años. En laboratorios, la compañía pone los equipos y los hospitales pagan por uso.

P. Los gerentes de hospitales y los consejeros, ¿por qué no utilizan más estas fórmulas?

r. Porque tienen que observar si su modelo de ahora puede mantener las inversiones futuras, pero deben ver el valor que van a tener si utilizan esas tecnologías. Hay equipos que llevan 10 o 12 años y requieren una renovación tecnológica. Hay resonancias que se caen.

P. Entonces, ¿los equipos están obsoletos?

r. Hay de todo. No están del todo obsoletos, pero hay algunos equipos que sí. Una tecnología de más de 10 años hay que cambiarla, porque también tiene un mantenimiento muy alto.

P. ¿Y hay riesgo para el paciente?

r. No. Pero sí un alto coste para mantenerlo.

P. ¿Están totalmente paralizadas las inversiones?

r. Cuando hay algo que no funciona, entonces lo cambian. Pero responde más bien a que los equipos sigan funcionando. Hacen reposiciones.

P. ¿Qué medidas políticas habría que tomar para favorecer al sector?

r. La tecnología es un medio importante para salir de la crisis. A veces, una inversión bien hecha en su momento permite una serie de ahorros importantes.

P. Tal vez en épocas de bonanza no ha habido una validación por coste-efectividad de la tecnología que se ha comprado.

r. La tendencia ha sido abrir muchos hospitales y, por tanto, comprar mucha tecnología. Ahora se trata de utilizarla al máximo rendimiento. No hay unos estudios de coste-efectividad, porque cada hospital y sus pacientes son diferentes.

P. Entonces, ¿cómo garantizamos a los gestores que están invirtiendo bien el dinero?

r. Por sus profesionales, que son excelentes. La decisión del profesional es muy importante y nosotros como compañía les formamos para sacar el máximo rendimiento.

P. ¿Cómo les ha afectado la deuda hospitalaria?

r. La deuda ha bajado sustancialmente, pero sigue siendo un tema que preocupa. El plazo de pago actual es de 227 días. Es importante que esté asegurado el cobro. Podemos hacer muchas mejoras tecnológicas para que haya un ahorro y que con menos hagas más, pero si al final no sabemos cómo está el tema del pago, nos pone en una situación muy compleja.

P. ¿Y afecta a los planes de inversión en España?

r. No. Excepto por el tema del cobro, España tiene un know-how importante y se sigue confiando en el país.

P. ¿Cómo se ha comportado el mercado de las clínicas privadas?

r. Ha estado atento a cómo evolucionaba la situación, pero sigue invirtiendo. Ahora habrá que ver cómo se comporta con el alza del IVA del 10% al 21%, que puede hacer retraer la inversión.

P. ¿Y cómo les afectará ustedes?

r. Pues con un aumento de costes, que tendrán que asumir los clientes. La privada mirará más en qué invierten. Tendrá un impacto. Pero como espero que haya un punto de inflexión y no haya más caída en el mercado público, puede que se compense una cosa con la otra. En comparativa con el gasto farmacéutico, el coste en tecnología es muy bajo, seguramente hay otras áreas donde se puede intentar ser más eficientes. En el caso de la tecnología, no somos de los países que más invertimos en Europa.

Normas