Buen gobierno

Un sello de calidad para las empresas siderúrgicas

El sector del acero para construcción crea la marca Sostenibilidad Siderúrgica

Aenor verifica 150 parámetros de 56 indicadores

Un trabajador en una planta en Avilés
Un trabajador en una planta en Avilés REUTERS

El sector siderúrgico en España se pone un paso por delante de la normativa que lo regula con la creación de la marca Sostenibilidad Siderúrgica. La iniciativa, pionera a nivel internacional, tiene como objetivo impulsar la competitividad de las fábricas siderúrgicas licenciatarias dentro dela UE, bajo una estrategia empresarial de RSC. Se asume, de esta manera, la incidencia que este tipo de entidades tienen en el entorno en el que se desarrollan y desenvuelven.

Sostenibilidad Siderúrgica es una marca independiente y abierta a todas las empresas de productos de acero para la construcción, cuya licencia de uso concedela Asociación SostenibilidadSiderúrgica a través de un comité regulador independiente, que está presidido por la exministra de Trabajo María Antonia Trujillo. La asociación se creó en 2008 por iniciativa de los cinco grandes grupos productores de acero para la construcción en España (ArcelorMittal, Riva, Celsa, SN Seixal y Megasa) y “se materializa al final en una marca que lo que pretende es hacer visible cara a la sociedad, a los clientes y, muy importante, cara a la propia fábrica, el compromiso y el esfuerzo que estas empresas están haciendo por su propia continuidad y por la sociedad”, señala Ignacio Cortés, director de la asociación.

Los responsables de la marca han tenido oportunidad de presentarla a nivel internacional en el IV Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables, celebrado a lo largo de la semana pasada en México DF.

La certificación de la marca está verificada por una entidad externa, Aenor (Asociación Española de Normalización y Certificación), y se concede a las fábricas siderúrgicas que han apostado voluntariamente por un modelo de gestión responsable, asumida como norma sectorial, integrando valores sociales y ambientales en sus actividades de negocio. “El sello se gana fábrica a fábrica”, apunta Cortés, y “cerca del 70% de las que producen en España la han conseguido”. “Lo bueno es que no busca la competencia entre una fábrica y otra, sino que busca la competencia consigo misma. La fábrica tiene que cumplir los objetivos fijados y mejorarlos año tras año”, destaca el director de la asociación.

Partiendo de los principales documentos normativos internacionales sobre sistemas de gestión de RSC, la asociación ha elaborado la norma Sistema de Gestión dela Sostenibilidad Siderúrgica(SGSS), que recoge las particularidades propias de las empresas siderúrgicas de productos de acero para la construcción. La norma se divide en dos partes. Una que especifica los requisitos del sistema de gestión, mientras que la segunda define el alcance mínimo del sistema de indicadores de sostenibilidad requerido.

Aenor realiza auditorías anuales de las licenciatarias verificando cerca de 150 parámetros de 56 indicadores, que van más allá del cumplimiento de la legalidad, para valorar nuevos aspectos, autorreguladores, en materia laboral, social, económica e institucional. “Lo que siempre hemos pretendido, desde el primer momento, no es decir que somos una empresa verde. De una fábrica de acero, evidentemente, no salen flores por la chimenea. Lo que pretendemos es que no salga nada que perjudique al que viva alrededor de aquello y que perjudique al medio ambiente. El primer requisito es ir más allá de lo que dice la ley e intentar mejorar, de forma continua, y buscar la excelencia, si es que alguna vez se llega a conseguir eso”, asegura Cortés.

Normas