La segunda oleada de traspasos reduce en otros 20.000 millones el balance del sector

Sareb descarga a la banca de unos 74.000 millones en crédito al ladrillo

El saldo de los préstamos concedidos a febrero retrocede en 20.000 millones.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. REUTERS

El “efecto Sareb” ha vuelto a trastocar las estadísticas financieras del Banco de España. Los balances de las instituciones financieras monetarias a 28 de febrero, publicadas ayer por el supervisor financiero, arrojan un reducción en el saldo de préstamos que “en su mayor parte”, defiende la nota emitida por el organismo, no corresponde a ninguna reducción en el flujo de crédito a familias y empresas españolas, sino que refleja un nuevo traspaso de la carga de crédito inmobiliario de la banca a la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria.

En concreto, detalla la nota, el saldo de los préstamos a los otros sectores residentes, en el que se incluye a familias y empresas, se vio afectado en el mes de febrero por un descenso de aproximadamente 20.000 millones de euros que “se debe exclusivamente a la transferencia de préstamos a la Sareb”. El movimiento se deriva del traspaso de los activos tóxicos del denominado grupo 2 (BMN, Ceiss, Liberbank y Caja3), el de las entidades que sin haber sido nacionalizadas sí que han recibido ayudas públicas provenientes del rescate europeo. Una operación que se selló el pasado 28 de febrero y por la que Sareb emitió 14.086,8 millones en deuda senior para pagar a las citadas firmas.

La jugada es una réplica de la que ya se produjera con las entidades del denominado grupo 1 (Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc y Banco de Valencia), el de las nacionalizadas, que traspasaron al banco malo sus activos tóxicos el pasado 31 de diciembre. En aquella ocasión, las consecuencias estadísticas fueron aun mayores. En concreto, el dato del crédito concedido por la banca a empresas y familias registrado por el Banco de España sufrió un descenso de unos 54.000 millones de euros que el supervisor achacó “exclusivamente a la transferencia de préstamos a Sareb”.

En ambas ocasiones, el organismo que gobierna Luis María Linde han incidido en que esta fluctuación no supone que dichos créditos hayan sido cancelados, sino que recogen meramente su desplazamiento a otra institución que no aparece reflejada en esta estadística. Se trata de los préstamos relacionados con el ladrillo, morosos o no, que sumaba la banca con ayudas y que componen unas tres cuartas partes de toda la carga que se ha traspasado al banco malo.

Aunque lo cierto es que la rebaja de un total de 54.000 millones de euros en el saldo de crédito responde a su traspaso y no a su desaparición, a efectos prácticos, y dado que Sareb no tiene ficha bancaria, ni capacidad para dar préstamos, lo que sí ha supuesto es una cierta parálisis en el flujo de renegociación y pagos, según vienen denunciando desde el sector promotor e inmobiliario.

Normas
Entra en El País para participar