Carteras para el próximo trimestre

Valores para resistir al temporal del Mediterráneo

Valores para resistir al temporal del Mediterráneo
Valores para resistir al temporal del Mediterráneo Thinkstock

A comienzos de año todas las casas de análisis repetían la misma premisa: 2013 es el año de la renta variable. Y durante las primeras semanas, los movimientos registrados en el mercado parecían confirmarlo. La deuda soberana ha perdido el atractivo mientras la Bolsa, que tal y como algunos expertos aseguran ha estado vilipendiada en los últimos años, se revela como una buena alternativa, teniendo en cuenta los precios bajos que siguen registrando a día de hoy los valores, y más tras el repaso bajista de esta última semana, que ha devuelto al índice a pérdidas en el año. A todo ello se suman las rentabilidades negativas de los bonos de países como Alemania y Francia y las caídas experimentadas por la deuda periférica después de que Mario Draghi asegurara que intervendría si los diferenciales volvían a registrar las cotas de julio de 2012.

Sin embargo, no es en Europa, sino en EE UU, donde mejor se aprecia el apetito comprador de los inversores. A pesar de que todavía continúan sobre la mesa las negociaciones entre republicanos y demócratas para elevar el techo de deuda y de que el pasado 1 de marzo se activaran los recortes al gasto público, la renta variable ha experimentado una buena evolución en lo que va de año. El Dow Jones de industriales ha repuntado un 11%, seguido de cerca por el S&P 500 (10%) y el tecnológico Nasdaq (8%). Estas revalorizaciones llevan a los índices estadounidenses a registrar cotas que no veían desde hacía cinco años. En concreto, los dos primeros han alcanzado sus máximos históricos. El S&P500 a lo largo de la pasada sesión superó los 1.565,15 puntos, su nivel más alto desde octubre de 2007.

En Europa la incertidumbre desatada primero por las elecciones italianas, y después por el rescate a Chipre (problemas aún con fuertes interrogantes) han sido los principales obstáculos que han frenado el rally de comienzos de año. Las mayores subidas las han cosechado el Footsie (8,71%) y el Cac (2,48%) y de nuevo son los países del Mediterráneo los que se sitúan a la cola de Europa. En esta ocasión el último puesto no ha sido para el Ibex (-3,03%) sino para el Mib milanés que con un recorte del 5,74% se convierte en el farolillo rojo del Viejo Continente este año.

Estos descensos puntuales y propios de países que continúan sometidos a fuertes tensiones no impiden hablar de subidas en el futuro. La tendencia alcista seguirá dominando el escenario en el mercado de renta variable. Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, así lo cree. La analista parte de la base “que hay que estar en renta variable” si se quiere sacar partido a los ahorros. El recorte de los tipos de interés de los depósitos ofrecidos por los bancos, siguiendo las recomendaciones emitidas en las primeras semanas de enero por el Luis María Linde, han reducido más si cabe las alternativas de inversión. Para obtener unos retornos más jugosos la Bolsa es el mejor sitio. No obstante, el hecho de que lo vaya a hacer bien de cara al siguiente trimestre no implica que no puedan existir momentos bajistas, como los acontecidos en los últimos días por las dudas generadas de la ayuda a Nicosia o los resultados de los comicios italianos. “Cuando el riesgo soberano vuelva a entorpecer la senda alcista, los inversores se pondrán nerviosos y la renta variable pagará las consecuencias con nuevas caídas”, asegura. Teniendo en cuenta estas ideas y partiendo de la base de que Italia y las dificultades del ejecutivo para adoptar medidas seguirán marcando la agenda, desde la firma proponen una cartera de cinco valores a los que otorgan una ponderación del 20% a cada uno. Telefónica, Amadeus, OHL, Técnicas Reunidas y Mapfre son las apuestas.

La operadora de telecomunicaciones, que en los últimos años no ha ido lo bien que esperaba, es vista no solo por Renta 4 como un valor a recomendar. Otros como Banco Madrid, Sabadell Banco o Self Bank opinan lo mismo. Después de unos años difíciles, motivados por el aumento de la competencia en España y los elevados niveles de deuda, la empresa se ha tomado en serio el desapalancamiento. La supresión del dividendo –que volverá a escena a mediados de 2013–, las salidas a Bolsa como la de Telefónica Alemania, la venta del 2% de su autocartera por 975 millones de euros, así como las dos emisiones de deuda celebradas en lo que va año, aprovechando la relativa tranquilidad de la renta fija, son algunos de los esfuerzos acometidos por la cotizada para reducir su nivel de endeudamiento y hacer de ella una compañía atractiva.

El sector financiero, que tantos recelos ha despertado entre los inversores y que en Europa se ha dejado un 8,81% en los primeros tres meses, está lejos de ser el preferido de los analistas, pero eso no quiere decir que en los próximos meses no sea una buena oportunidad para empezar a ir incorporando algún valor. La toma de posiciones en la banca debe realizarse de manera gradual tal y como señala Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis Banco, y siempre y cuando no lideren la cartera. El experto, que se muestra bastante optimista con el futuro de la Bolsaa la que ve como la gran estrella de este 2013, se decanta por compañías industriales (Michelin, Continental y Siemens) y con gran diversidad geográfica. Como ya hiciera a comienzos de año, ve a las small y medium caps como las grandes ganadoras (Vidrala, Duro Felguera y Acerinox). Su propuesta la completan Iberdrola y Repsol.

Asimismo, Hernández cree que Europa es solo una isla en medio de un océano en el que las noticias muestran cómo la economía global está creciendo gracias al impulso de EE UU y los países emergentes._Siguiendo esta idea, recomienda valores cuyo negocio no tenga demasiada exposición al Viejo_Continente.

Basándose en la tendencia previa y lo sucedido en el último trimestre, Daniel Pingarrón, estratega de IG, también apuesta por BBVA o en su defecto por Bankinter o Mapfre. La diversificación y la misma ponderación es la principal característica de la cartera que ofrece la firma para los próximos tres meses. Además del financiero los otros sectores con potencial son el farmacéutico (Almirall, Rovi y Grifols), el alimenticio (Dia), la construcción (OHL o Ferrovial) y las aerolíneas (IAG o Vueling). A ellos habría que añadir alternativas como Natra o Vidrala, compañías medianas que en lo que van de año se han disparado un 33% y un 23,6%, respectivamente. El experto considera que si el Ibex consigue superar la barrera de los 8.700 puntos, su techo podría subir a los 9.200 puntos.

Con Chipre e Italia como focos de incertidumbre, Gonzalo Lardíes, de Fondo Ibérico Acciones (Banco Madrid), apuesta por la cautela a la espera de que se despejen los nubarrones. En medio de este escenario, el fondo se decanta por valores defensivos como Telefónica y Repsol y alguna posición en cotizadas como Enagás, Ebro Foods o Ferrovial.

Por su parte, Victoria Torre, responsable de producto y análisis de Self Bank, escoge a Abertis, Telefónica, Endesa, Acerinox y OHL de entre las compañías del Ibex mientras que fuera del selectivo se inclina por Fluidra, Almirall, CAF o Duro Felguera. 

Los bancos centrales e Italia, los protagonistas

1 Después de que Mario Draghi anunciara el programa de compra de bonos, muchos analistas descontaban que España sería uno de los países que se acogería al rescate. En las presentaciones de comienzos año la mayoría incluía esta opción en su escenario base. Meses después la idea del rescate empieza a perder fuerza y la mejora de la confianza de los inversores extranjeros tiene su reflejo más inmediato en la buena evolución de la deuda en cada uno de sus tramos.

2 Los bancos centrales, protagonistas sin duda el año pasado, seguirán marcando el rumbo de los mercados. Los inversores permanecerán muy atentos a los movimientos en materia de política monetaria que lleve a cabo la Fed. En la pasada reunión, la Reserva Federal confirmó que mantenía la compra de activos de 85.000 millones de Dólares y los tipos entre en el 0,25% y el 0%. Asimismo, las negociaciones entre republicanos y demócratas para elevar el techo de deuda ocuparán un lugar destacado después de que el 1 de marzo se activaran los recortes del gasto público.

3 Una vez se hayan despejado las dudas que han seguido al rescate de Chipre y su hipotético traslado a otros países, Italia y los resultados de los comicios volverán a primer plano. Como señala Victoria Torre, “no entraba en las quinielas que los partidos antiajustes obtuvieran un volumen tan elevado de votos en las elecciones italianas, lo cual supone que podría ser un paso hacia atrás en los avances hechos por el país en materia de consolidación fiscal”. Otros como Daniel Pingarrón no descartan la convocatoria de nuevas elecciones.

Normas
Entra en El País para participar