Entrevista al ex vicepresidente peruano, Raúl Diez Canseco

"Perú está bastante lejos de una burbuja inmobiliaria"

El número dos del primer Gobiero de Alejandro Toledo aconseja a Rajoy enfrentar la crisis facilitando el acceso al crédito a los jóvenes emprendedores.

Raúl Diez Canseco, ex vicepresidente de Perú, durante un momento de la entrevista.
Raúl Diez Canseco, ex vicepresidente de Perú, durante un momento de la entrevista.

El segundo del Ejecutivo peruano durante los primeros años del Gobierno de Alejandro Toledo descarta que el fuerte crecimiento económico del país andino esté propiciando una burbuja inmobiliaria como la que vivió España y recomienda a la Administración de Rajoy enfrentar la crisis facilitando el acceso al crédito de los emprendedores más jóvenes.

Pregunta. Aunque en crisis, España no deja de ser un país desarrollado. ¿Qué puede aprender de otro aún en vía de desarrollo como es Perú?

Respuesta. Que no hay recetas secretas para superar las crisis. Tenemos que sincerar la economía: no se puede gastar más de lo que se ingresa. Cuando se producen ajustes, todos tenemos que poner nuestra cuota de sacrificio y poner en marcha políticas ingeniosas que fomenten el emprendimiento juvenil porque lo primero que atacan las recesiones es el empleo de los jóvenes. Si cumplimos esas reglas de oro, la salida va a ser menos dolorosa.

P. ¿Qué papel pueden cumplir los emprendedores y las pequeñas empresas en este proceso de recuperación?

R. Pueden ser grandes actores en la medida que el Estado tenga una política clara que fomente el emprendimiento, rebaje la burocracia en la obtención de permisos para la creación de empresas y promueva las garantías necesarias para acceder a la financiación. Hay que tener en cuenta que los jóvenes y las pequeñas empresas fueron los primeros en ver desvanecerse el crédito cuando sobrevino la crisis. Las ayudas que se dieron a los bancos para evitar su insolvencia no llegaron nunca a los de abajo. Entonces, las políticas de apoyo deben orientarse directamente a las pequeñas y medianas empresas creadas por jóvenes.

P. Ahora mismo, ¿cuál es la situación de las pymes peruanas?

R. En Perú estamos asistiendo al surgimiento de una nueva clase media. Esta había desaparecido a mediados de los ochenta, durante el primer mandato del presidente García. Como consecuencia de este fenómeno, las tasas de desempleo han bajado a niveles inferiores al 8% y están apareciendo muchas pequeñas empresas. Pero todavía falta mucho para innovar en materia de crédito a los emprendedores. El sector público no ofrece capital riesgo ni capital semilla. El privado sí, pero a tasas de interés un poco elevadas. Sin embargo, el 98% de la fuerza laboral del Perú está en las pequeñas empresas y el desarrollo que están experimentando es muy fuerte.

P. Pero la economía sumergida sigue siendo un problema muy grande…

R. Sí, pero es porque todavía la gran transformación del Estado no se ha producido. Reducir la enorme cantidad de trámites que existen es un problema por resolver. Tenemos que achicar el Estado y simplificar muchísimo más la creación de empresas. Vamos en ese camino. El crecimiento sostenido de la economía en los últimos 12 años y la solidez del sistema bancario permiten calcular que el desempleo va a seguir reduciéndose.

P. ¿No hay el riesgo de que se esté incubando una burbuja inmobiliaria como la que estalló aquí?

R. No porque en Perú todavía tenemos un déficit de más de un millón de viviendas. Por otra parte, el ascenso de esta nueva clase media y la estabilidad de la economía ha permitido que hoy sea posible obtener crédito de largo plazo, algo que antes no existía en el Perú. Hoy es posible conseguir crédito hipotecario a tasas de 8% o 9% a 20 años. El auge de esta nueva clase media de empresarios y comerciantes está impulsando el crecimiento vigoroso de la construcción, sobre todo de viviendas populares. De modo que todavía estamos bastante lejos de una burbuja. Además, el crédito está bastante regulado.

P. El intento de revocatoria de la alcaldesa de Lima ha dado una imagen de inestabilidad política y debilidad de las instituciones públicas...

R. No, yo diría que es una ley (la de revocatoria de concejales) mal hecha porque para revocar a una autoridad debería requerirse un porcentaje de firmas más grande que aquel con el que fue elegida (actualmente basta con el 25%). La experiencia de Lima va a hacer que salga una nueva ley mucho más exigente. Porque alguien que es elegido con el 30% de los votos, ese mismo día ya tiene al 70% de los electores en contra. De todos modos, no creo en la revocatoria porque mina las instituciones del país.

P. ¿Qué supondrá el Tratado de Libre Comercio con la UE para Perú?

R. Puede beneficiar mucho a las pymes peruanas porque el Perú es un gran exportador de manufactura y de algodón pima para prendas de calidad. También exportamos productos agroindustriales que vamos a poder ingresar con arancel cero, lo cual es muy interesante. Y nosotros vamos a poder importar mucha tecnología de Europa.

El emprendimiento, "una virtud pública"

El empresario y político peruano presentó en la Casa de América de Madrid su libro El arte de emprender, en el cual a partir de su propia experiencia, defiende que si bien el emprendimiento es una disposición personal, debe ir acompañado de un marco institucional que lo facilite por cuanto “se trata de una virtud pública, no privada”.

“En la época en que Enrique Iglesias presidía el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), conseguimos que este organismo nos prestase un millón de dólares (para un programa de jóvenes emprendedores). Doce años después, la mora no superaba el 7%, lo que demuestra que cuando se facilita el acceso al crédito a jóvenes que previamente han sido capacitados y a los que se hace el seguimiento adecuado, la cosa funciona”, afirma.

Diez Canseco (Lima, 1945) aclara que su libro “no es manual” de instrucciones para convertirse en empresario sino “una reflexión” escrita con el fin de animar a los interesados en montar su propio negocio “a tirarse a la piscina, con agua y sabiendo nadar”.

Sobrino del presidente Fernando Belaunde Terri, a inicios de los ochenta introdujo el negocio de las franquicias de comida rápida en Perú.

En 1995 fundó la Universidad San Ignacio de Loyola. Y también ha ocupado varios puestos públicos, desde diputado hasta vicepresidente con Alejandro Toledo, cargo este último al que renunció a finales del año 2003 al ser acusado de tráfico de influencias, No obstante, la investigación llevada a cabo por el Congreso se ha cerrado sin encontrarle responsable de estas acusaciones.

Normas
Entra en El País para participar