Buffet se convierte en uno de los máximos accionistas de Goldman

En septiembre de 2008, pocos días después del colapso de Lehman Brothers, Buffett salió al rescate de Goldman Sachs inyectando 5.000 millones de dólares en la entidad y entonces recibió garantías para comprar 43,5 millones de sus acciones comunes a 115 dólares cada una, que vencen el próximo 1 de octubre.

Si el millonario inversor ejecutase esas garantías según los términos originales del acuerdo, el banco debería pagarle en efectivo la diferencia entre el precio de ejecución (los 115 dólares) y el actual de las acciones de Goldman Sachs, que hoy cotizaban en la Bolsa de Nueva York a más de 145 dólares.

En cambio, debido al pacto alcanzado Berkshire Hathaway recibirá la diferencia en acciones comunes del banco, en lugar de en efectivo, por lo que su participación en Goldman Sachs se elevará hasta convertirle en uno de los diez mayores accionistas de la entidad.

“Estamos encantados con la idea de que Berkshire Hathaway quiera permanecer como un inversor a largo plazo de Goldman Sachs”, dijo hoy al anunciar el acuerdo el presidente y consejero delegado de ese banco, Lloyd Blankfein, en un comunicado.

Por su parte, el cuarto hombre más rico del mundo según Forbes afirmó que quiere contar “con una participación significativa” en Goldman Sachs, un banco que aseguró ha “admirado” desde que realizó su primera transacción con la entidad hace más de 50 años.

La inyección que realizó Buffett en Goldman Sachs durante el peor momento de la crisis financiera fue vista como un voto de confianza a la entidad, una iniciativa que el multimillonario inversor repitió en 2011 con Bank of America al invertir también 5.000 millones de dólares en un momento delicado para ese banco.

Normas