Por los elevados saneamientos

Unicaja cierra 2012 con 577 millones de pérdidas

En 2011 cerró con un beneficio de 105 millones

El pasado año destinó 1.204 millones a saneamientos

El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel, hoy en la presentación de resultados de la entidad en Málaga.
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel, hoy en la presentación de resultados de la entidad en Málaga. EFE

Unicaja Banco ha registrado un resultado negativo de 577,2 millones de euros después de impuestos en el 2012 tras los saneamientos realizados por importe de 1.204,4 millones.

Sin tener en cuenta los saneamientos extraordinarios, el resultado es de 76 millones de euros, un 37% inferior al del año anterior.

La cuenta de resultados consolidada de este grupo, dada a conocer públicamente hoy por su presidente, Braulio Medel, incluye ese dato que contrasta con los beneficios de 105,5 millones de euros al final del 2011.

Las provisiones y otros saneamientos en el pasado año registraron un incremento del 454,01 por ciento respecto al 2011, cuando fueron de 217,4 millones de euros.

La tasa de morosidad de Unicaja se situó en el 6,6%, muy por debajo de la media del sector financiero español, con una cobertura del 80% de los créditos.

Braulio Medel ha destacado que la entidad cerró 2012 con un 11% de 'core capital' (capital principal), con lo que “se mantiene como una de las entidades más solventes del sistema financiero”, ya que “no hay ninguna entidad financiera que haya cerrado 2012 por encima de la entidad con sede en Málaga”.

La entidad, además, destaca su cómoda posición de liquidez, con uno activos líquidos netos a cierre de 2012 ascendían a 5.012 millones de euros, lo que representa un 12,3% del total de activo consolidado a la fecha. Según Medel, esta “holgada posición” permite afrontar “con comodidad” los vencimientos mayoristas en los próximos años y le proporciona “una gran estabilidad” ante las incertidumbres que se puedan plantear en el futuro.

Las previsiones para 2013 apuntan a una “estabilidad” del margen de explotación antes de saneamientos, a la necesidad de continuidad en los esfuerzos de dotaciones, aunque en menor medida que en 2012, ha puntualizado Medel, y la consecución de “un resultado positivo significativo”, aunque no como el que se daba en años anteriores.

Preguntado por el cierre de oficinas, Medel ha señalado que el objetivo es eliminar unas 90 sucursales tanto a través de su integración como del cierre definitivo y ha recalcado que “no hay que identificar cierre de oficinas con despidos”.

En este sentido, ha recordado que el objetivo de reducción de gasto de personal de la entidad financiera gira en torno al 20%, aunque ha matizado que “los despidos no son el único elemento para reducir el gasto, sino que se puede bajar de otras formas”.

La entidad se encuentra en proceso de fusión con Ceiss, el banco de Caja España-Duero.

Normas