El gravamen lo pagarán solo las entidades financieras

Las claves sobre el futuro impuesto a los depósitos

El tipo que se establecerá estará entre el 0,01% y el 0,02%

Economía insiste en que se recaudará lo necesario para compensar a las CC AA

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

El Gobierno español ha decidido subir el impuesto estatal sobre depósitos a tipo cero que entró en vigor el pasado 1 de enero, con el fin de compensar a las comunidades autónomas que se vieron afectadas por la anulación de sus respectivas tasas, dado que no se puede gravar dos veces el mismo hecho imponible (en este caso, los depósitos captados por la banca). Fuentes del Ministerio de Economía insisten en que el gravamen “no tiene afán recaudatorio” y solo se pretende ingresar lo necesario para pagar a Extremadura, Andalucía y Canarias. Cataluña y Asturias quedan excluidas.

¿Cuál será el tipo del impuesto?

El ministerio de Hacienda ha aclarado en un comunicado de prensa que el tipo a establecer estaría en torno al 0,01-0,02%. Desde Economía señalan que todavía está por definir el tipo final. El impuesto se creó en diciembre de 2012 al introducir el PP una enmienda en la Ley de medidas tributarias y entró en vigor el 1 de enero de este año a un tipo cero.

¿Cómo se va a cobrar?

El Ejecutivo ha querido dejar claro que serán las entidades de crédito las que pagarán el impuesto y en ningún caso los ahorradores. Montoro ha recalcado que “no existe, ni ha existido, ni va a existir un impuesto sobre los depositantes” como el que Chipre podría aplicar para recibir el rescate del Eurogrupo. Efectivamente, la norma que regula la tasa estatal estipula que el hecho imponible son los depósitos de las entidades que operen en territorio nacional y son las entidades las que tendrán que abonarlo, pero se teme que de alguna forma repercuta en los depositantes si las entidades trasladan el impuesto a las rentabilidades.

¿Cuándo se articulará la subida?

Cuando se anunció su creación, el Gobierno ya dejó la puerta abierta a subir el tipo del gravamen. La variación del tributo, que Montoro califica de “muy moderada”, debe hacerse efectiva antes de que termine 2013, dado que se devenga con carácter anual. Fuentes de Economía indican que se articulará en “los próximos meses”.

¿Cuál es su finalidad?

Inicialmente, el nuevo impuesto pretendía anular tributos similares aprobados en algunas comunidades autónomas y homogeneizar así el mercado financiero español. Extremadura, hace casi diez años, y Andalucía y Canarias, desde hace dos, aplicaban su propio impuesto sobre los depósitos, pero, con la creación del impuesto estatal a tipo cero, se vieron anulados estos impuestos autonómicos.

Si embargo, como la ley de financiación autonómica establece que el Estado debe compensar a las regiones por los ingresos que dejan de recaudar, la modificación al alza del impuesto tiene como finalidad “compensar a las tres comunidades autónomas que lo han tenido vigente y cuya vigencia queda anulada a partir de la existencia del impuesto estatal”, según indica la nota de Hacienda.

“Dicho impuesto motivó su creación para asegurar un tratamiento fiscal armonizado que garantizara la eficiencia del sistema financiero y reguló un tipo de gravamen del 0% a la espera de cuantificar el tipo mínimo que asegurara recursos suficientes para compensar a las CC AA”, añade Hacienda. Cataluña y Asturias no serán compensadas porque implantaron el impuesto después del 1 de diciembre de 2012.

¿Cuál será la compensación para las CC AA?

Hacienda asegura que todavía está por cuantificar la compensación a Extremadura, Andalucía y Canarias, ya que será negociada en comisiones bilaterales con cada una de ellas. No obstante, según los cálculos que se manejan, el pago rondaría los 200 millones de euros, cifra que estaría en línea con lo estimado por Hacienda.

Para el cálculo de las compensaciones se utiliza el último año que se ha recaudado más la evolución que han tenido los depósitos, explican fuentes del Ministerio de Economía.

¿A cuánto ascenderá la recaudación total?

A falta de conocer los datos de Hacienda y el tipo de gravamen, el total de depósitos contratados en España, según el Banco de España, ronda los 1,3 billones de euros. Una tasa del 0,01% serían 130 millones de euros. Al 0,02% sumarían 260 millones

Normas