La demanda más que duplica la oferta

El Tesoro coloca 803 millones en deuda a largo plazo

Deuda con vencimiento en 2029, 2040 y 2041

El Tesoro Público ha colocado entre entidades creadoras de mercado 803 millones de euros en  bonos a 16 y 30 años. Se trata de una emisión extraordinaria para aprovechar la mejora de los mercados, con la prima de riesgo española moviéndose entre los 320 y los 330 puntos básicos.

En concreto, el organismo ha adjudicado 134 millones de euros en deuda con vencimiento a enero de 2029 con un interés del 5,224%, por debajo del 5.787% precedente; otros 304 millones en bonos con vida hasta julio de 2040 al 5,434%, inferior al 5,893% anterior, y otros 365 millones en el plazo hasta julio de 2041 a un tipo del 4,7% frente al 5.432 de la anterior subasta.

La ratio de cobertura, que es la proporción entre la demanda de las entidades y el importe finalmente adjudicado, ha sido muy alta, en esta ocasión de 2,5 veces, ya que las solicitudes han alcanzado 2.057 millones de euros.

En esta subasta especial sólo han podido participar los creadores de mercado de bonos y obligaciones y su participación ha sido un derecho y no una obligación.

La estrategia del Tesoro para 2013 contempla la posibilidad de convocar subastas especiales fuera de su calendario habitual para dotar de liquidez ciertas referencias y mejorar así el funcionamiento del mercado secundario.

La función de una subasta especial es aportar el volumen que precise el buen funcionamiento del mercado secundario, por lo que el tamaño de estas subastas variará en función de las condiciones de dicho mercado y será muy inferior al de una subasta ordinaria.

Según la estrategia, la combinación de subastas ordinarias y subastas especiales dotará al Tesoro de una mayor flexibilidad a la hora de efectuar sus emisiones, contribuyendo a reducir la volatilidad del mercado secundario en torno a sus subastas.

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, aseguró ayer que el Gobierno recurre a una subasta especial para enviar una buena señal a los mercados. Según Latorre, objetivo de este tipo de subastas es aprovechar la situación de los mercados para demostrar que hay “confianza” en la capacidad del Tesoro para emitir a tan largo plazo.

Normas