El proyecto de Economía gana peso sobre otras opciones barajadas

El Fondo de Garantía dará liquidez a las preferentes de los bancos nacionalizados

La banca nacionalizada comenzará a canjear sus preferentes y deuda subordinada por acciones este mes

El FGD comprará los títulos a los clientes para darles liquidez

Economía y el Banco de España deben darse prisa para concretar una norma que modifique el objeto del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y que permita así dar liquidez a las participaciones preferentes y deuda sobordinada de los suscriptores minoritarios cuyas inversiones están cautivas en entidades financieras que no cotizan.

Varias fuentes financieras consultadas aseguran que el Banco de España ya ha comenzado a comunicar que finalmente la solución para que los preferentistas de las entidades nacionalizadas puedan recuperar parte de sus inversiones en estos híbridos será a través del FGD. Otra parte las podrán recuperar a través de los diferentes procesos de arbitraje que están llevando a cabo las entidades o por medio de procesos judiciales.

La idea de que el FGD aporte liquidez a estos productos híbridos lleva meses en el cajón de Economía y del supervisor. A mediados de diciembre, de hecho, el subgobernador, Fernando Restoy, comunió a los bancos esta posibilidad como una de las opciones más factibles para terminar con la agonia de los pequeños ahorradores de preferentes que no podían rescatar sus inversiones. La idea fue inmediatamente rechazada por el sector, que se convertiría así de forma indirecta en accionista de estos bancos nacionalizados.

La banca argumentó que el Fondo de Garantía de Depósitos se nutre de las cuotas anuales que desembolsa el sector, y su función no era proteger a los preferentistas sino a los depositantes de las entidades que puedan quebrar. Además, el FGD carece en estos momentos de fondos tras aprotar ayudas a algunas de las entidades subastadas en el último año.

Pese a ello, el Ejecutivo parece decidido ahora a que sea el FGD el que rescate a los pequeños inversores de las participaciones preferentes (que no acudan o no les de la razón el arbitraje), según ha vuelto a comunicar en los últimos días.

El proyecto pasa por que los bancos nacionalizados que no cotizan, caso de Novagalicia, Catalunya Banc, Ceiss o Caja 3, e incluso Liberbank (aunque esta última tiene previsto salir a Bolsa en junio, por lo que puede que busque ella sola su solución) canjen sus participaciones preferentes y deuda subordinata en acciones como fija Bruselas. Tras esta operación y tras sufrir una quita sobre el valor nominal que puede ir del 25% al 70% en el caso más extremo y dependiendo del proyecto y su fecha de emisión, sería el FGD el organismo que compraría estos títulos a sus propietarios.

De esta forma, los clientes de preferentes sufrirían una pérdida de su inversión equivalente a la quita, pero podrían recuperar el resto. Bruselas prevé que los canjes de las preferentes en acciones se lleven a cabo como muy tarde a finales de este mes de marzo.

Novagalicia cuenta con unos 900 millones de euros en preferentes y subordinadas, mientras que Catalunya Banc cuenta con 510 millones.

Pero para llevar a cabo esta solución, que estaría indicada para los casos en los que el cliente no puede recuperar su dinero mediante el arbitraje, Economía necesita modificar por real decreto el FGD, explican varias fuentes.

Economía, mientras, ha asegurado que este es un proyecto que lleva tiempo dando vueltas y del que no quieren hacer comentarios.

Los titulares de híbridos de Bankia no tendrían que depender del FGD para recuperar su inversión, ya que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri cotiza, por lo que los tenedores de preferentes que no acudan al arbitraje tendrán primero que canjear estos títulos por acciones e inmediatamente podrían venderlos en Bolsa.

Normas