Nuevo informe de la Comisión Europea

Guindos no descarta subir el IVA reducido a ciertos productos en 2014

Se ha mostrado convencido de que la UE dará más tiempo a España para corregir su déficit excesivo

El ministro de Economía de España Luís de Guindos. Ampliar foto
El ministro de Economía de España Luís de Guindos. EL PAÍS

La Comisión Europea encendió ayer todas las alarmas en España al pedir, en su informe sobre la segunda revisión del programa de ayuda a la banca, nuevos ajustes en materia impositiva. “Hay margen para limitar más la aplicación de los tipos reducidos del IVA y para aumentar los impuestos medioambientales, notablemente sobre combustibles”, afirmó en el documento. De este modo, las autoridades comunitarias retomaron las peticiones lanzadas a finales del pasado año, en el que pidieron subir el IVA del 10% al 21% a la hostelería y la restauración. La presión de los empresarios evitó finalmente que se subiera y permitió que el gravamen aplicado a esas actividades se quedara en el 10%.

A su salida de la reunión del Ecofin, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, rechazó que el Ejecutivo esté pensando por ahora nuevas medidas en materia impositiva. “En el tema de la imposición indirecta, España ha aprobado medidas en julio pasado que se empezaron a aplicar en septiembre. Hay una estructura del IVA en la cual se ha subido los tipos generales y también hubo una reclasificación de productos y eso es suficiente”, señaló. En cuanto a la fiscalidad que grava a los carburantes, una de las mas bajas de la UE, Guindos se limitó a decir que tomaba nota de ella. “Supongo que comparan el impuesto con la situación media en Europa, pero eso no quiere decir en absoluto que el Gobierno vaya a subir el impuesto de gasolina”. Guindos, sin embargo, no fue tan categórico, a la hora de rechazar esos ajustes para 2014 y 1015. “Para esos dos años tendremos nuestro programa de estabilidad y en él se incluirán las medidas que se consideren oportunas, una senda que todavía hay que definir y que debe compatibilizar los dos objetivos de España: la reducción del déficit y el compromiso de revertir partes de las subidas de impuestos que hubo”, precisó. De hecho, el propio Guindos admitió el lunes que veía compatible el ajuste del déficit con bajadas de impuestos a partir del próximo ejercicio.

El ministro de Economía rechazó que las recomendaciones contenidas en el informe sobre la banca sean una contrapartida a cambio de una flexibilización del objetivo de déficit. “Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo con respecto a lo que es reducción del déficit público con nuestros socios europeos y la CE y que esa senda será una senda razonable, tanto desde el punto de vista de lo que es la confianza que tiene que generar la reducción en los mercados como desde el punto de vista del impacto que pueda tener en la actividad económica del país”, añadió.

La UE pide atar más en corto a las autonomías

En su informe, la Comisión Europea también reclamó al Gobierno español que aplique de forma más estricta la ley de estabilidad presupuestaria a las comunidades autónomas que incumplen sus objetivos de déficit y que acelere la puesta en marcha de la oficina de control presupuestario. “La aplicación de las provisiones de la ley con respecto a los mecanismos de alerta temprana y correctivos debería ser más transparente”, recalca.

Las recomendaciones también se extienden a los planes para establecer una oficina presupuestaria independiente que, a juicio de la UE, están todavía en un nivel preparatorio y tendrían que acelerarse si pretende tener un papel eficaz en el ejercicio fiscal de 2014. Guindos se mostró convencido de que se cumplirán los plazos.

 

Normas