Cambios en el sector exterior

¿Dónde llevo mi empresa, a Chile, Colombia o Perú?

El Icex diseña un simulador de costes de implantación en 89 países

En tres mes ha logrado 25.000 usuarios profesionales registrados.

¿Dónde llevo mi empresa, a Chile, Colombia o Perú?

Exportar se ha convertido en una necesidad para las empresas españolas que se han topado de bruces con una realidad nada gratificante: el consumo de los hogares y la inversión empresarial siguen en caída libre y todos los organismos internacionales vaticinan que al menos se mantendrá así durante un par de años. En este contexto, las empresas, en especial las más pequeñas, necesitan del apoyo institucional para que el salto al exterior no se convierta en una carrera de obstáculos.

Ese es el espíritu con el que nació el simulador de costes de establecimiento que el Instituto de Comercio Exterior (Icex) ha diseñado en menos de un año y que está operativo, de forma gratuita y aún en fase de pruebas, en su página web desde el pasado día 18 de noviembre. Esta herramienta supone un salto exponencial con respecto a los servicios que ofrecía a sus usuarios, que hasta el pasado mes de noviembre se centraban exclusivamente en la elaboración de fichas personalizadas de costes de establecimiento, en los que se detallaba los costes de instalar una sociedad anónima, el sistema fiscal, los costes inmobiliarios, los laborales o los de suministro, pero siempre de forma generalizada.

Ahora, la empresa que así lo desee puede conseguir en apenas cinco minutos un informe orientativo sobre el coste que tendría salir al extranjero, e incluso puede comparar las variaciones de la factura en países de un mismo entorno. Y para ello, el Instituto ha realizado un trabajo ingente de recopilación de información y de coordinación con las 90 oficinas comerciales y económicas que tiene España en el extranjero. Ese gran volumen de información, que en la actualidad abarca a 89 países en el caso del simulador y 114 naciones en el de las fichas, se actualiza permanentemente gracias, tal y como confiesan en el Icex, a la implicación del personal de las oficinas comerciales.

Un ejemplo práctico muestra cómo una empresa española quiere instalarse en otro país con una oficina de 100 metros cuadrados, una tienda de 200 metros en el centro y una fábrica de 1.000 metros. A esa cifra hay que añadir el sueldo de un cargo intermedio expatriado y el de un jefe de área local y el de los suministros de energía, gas o agua. En total, el coste que hay que asumir el primer año en Chile se eleva a 930.917 euros, que sube hasta 1,59 millones el tercero y a 2,2 el quinto. La herramienta diseñada por el Icex también permite realizar comparaciones con otros países del entorno, como Colombia o Perú. En la comparación entre Chile y Colombia, el primer año es más barato instalarse en Colombia, pero el tercero y el quinto son mucho más costosos, con 1,74 y 2,51 millones de euros, respectivamente.

Expatriados, propiedad privada y guerrilla

Las ingentes bases de datos que han tenido que manejar los técnicos del Icex a la hora de gestionar el simulador y las fichas de costes les han permitido extraer información muy valiosa que han incluido para aquellos usuarios que opten por realizar alguna consulta.

Una primera conclusión es que los costes laborales varían mucho en función de los países, pero el sueldo de los expatriados no sufre tantas modificaciones, puesto que los complementos que reciben junto a su sueldo son prácticamente iguales en todas las naciones.

Otra de las conclusiones extraídas del manejo de tanta información es que es fundamental conocer con detalle la casuística de cada país. Así, apuntan a que algunas empresas optan por comprar las oficinas o las naves donde se van a asentar como una vía para incrementar su patrimonio. Esta fórmula, sin embargo, es desaconsejable en países como Argelia, donde no existe la propiedad privada y en el que las compras de activos han provocado un buen número de conflictos judiciales con firmas extranjeras.

Los informes que se han utilizado para nutrir al simulador vienen acompañados por una carta elaborada por el consejero económico de cada país, en el que muestra su visión sobre aspectos que no están reflejados en los informes. “Los organismos internacionales insisten en que el crecimiento de Colombia se mantendrá en un 4% anual, pero solo en el informe del consejero se alerta de la guerrilla como un elemento de inseguridad jurídica”.

Normas