Agregadores de noticias

Alemania obligará a Google y a otros agregadores a pagar a los periódicos

El Parlamento aprueba una ley que no detalla ni cantidades ni modo de facturación

Logo de Google.
Logo de Google. Efe

Los agregadores de noticias tendrán que pagar a los editores de periódicos en Alemania, según la nueva ley aprobada por la Cámara baja parlamentaria (Bundestag).

Según informa El País, este intento de proteger los derechos intelectuales de autores y editores ha causado considerable controversia en el país, reflejada en la división de los diputados: 293 votaron sí y 243 no a una norma muy vaga en sus términos, que ofrece amplio margen de interpretación.

Los editores de prensa alemanes se apresuraron a celebrar la aprobación como un “elemento importante para la remuneración justa” de los contenidos editoriales. Por el contrario, el portavoz alemán del gigante de Internet Google, Ralf Bremer, aseguró que es “una ley innecesaria, que dañará a las empresas y a los usuarios” de la red “porque obtendrán peores resultados en sus búsquedas”.

La nueva ley permitirá a las editoriales de periódicos cobrar a las plataformas de Internet por el uso de sus contenidos. En la versión aprobada el viernes, el texto excluye de pago las citas formadas por “palabras sueltas o extractos mínimos” de artículos ajenos. Esto añade aún más confusión a los interrogantes que la ley arroja desde su redacción por parte del Gobierno de centroderecha que preside Angela Merkel. Hasta ahora parecía claro que la ley incluiría los llamados snippets, una suerte de entradillas sacadas del texto original a través de las cuales el usuario de plataformas como Google News se hace una idea del contenido del artículo antes de pincharlo y acceder así al servidor de la editorial. Los editores interpretan que la ley, en su nueva redacción, también afecta al uso de estos snippets. Pero muchos analistas creen que, como “extractos mínimos” de texto, no permitirán a las editoriales pasar factura a quienes los usen. Las dudas empiezan ya respecto a las cantidades a cobrar y el modo de facturación por parte de las editoriales. 

Normas