Espera recuperar las pérdidas por Iberdrola en 2015

ACS prepara desinversiones para dejar su deuda en 3.000 millones

Tiene en rampa de salida los activos eólicos, varias autopistas y desaladoras

Tratará el pago de dividendo en consejo el 21 de marzo

Críticas a la política energética del Gobierno, al que pide inversión en obra pública

Forentino Pérez, presidente de ACS
Forentino Pérez, presidente de ACS

ACS tiene dos empeños para los próximos ejercicios: aumentar la rentabilidad, desde el actual margen bruto del 8%, y mantener la deuda a raya tras reducirla un 47% en 2012, hasta los 4.952 millones. En términos de deuda neta, el presidente del grupo, Florentino Pérez, ha comentado esta mañana que su objetivo es cerrar el año con 3.000 millones. El ratio actual frente al ebitda es de 1,8 veces si no se tienen en cuenta los activos en proceso de desinversión (2,6 veces con ellos).

Para llegar a esa meta el grupo va a desprenderse de los activos eólicos y termosolares, varias autopistas en España, dos desaladoras, líneas de alta tensión en Brasil, activos inmobiliarios y aeropuerto de Hochtief o la red de fibra óptica de Leighton, entre otros. Pérez ha lamentado esta mañana que la revisión de la política energética del Gobierno a lo largo del pasado ejercicio haya enturbiado el traspaso de las plantas de renovables, por lo que ACS ha tenido que provisionar 300 millones ante el deterioro del valor en libros.

Además de hablar brevemente sobre política energética, Florentino Pérez ha demandado la vuelta de la inversión en infraestructuras en cuanto sea posible “como fórmula más rápida para la creación de empleo, tal y como se propone a hacer el presidente Obama en Estados Unidos”. Desde ACS opinan que el mercado de la construcción ha tocado suelo en España, por lo que la constructora Dragados no debería sufrir nuevas caídas en la cifra de negocio.

ACS ha obtenido un beneficio neto recurrente de 705 millones en 2012, que se deteriora hasta unas pérdidas de 1.926 millones como beneficio atribuible por las minusvalías en la venta de un 12% de Iberdrola y el consiguiente test de deterioro en la participación restante. Pérez ha recordado que la empresa ha firmado un 'call spread' por el que ACS pretende aprovecharse de una hipotética revalorización en bolsa de Iberdrola y recuperar lo perdido de aquí a 2015.

La comparecencia ante los analistas ha sido aprovechada para lanzar varios mensajes que corren ya como la pólvora por la corporación. Florentino Pérez ha calificado a Marcelino Fernández Verdes, primer ejecutivo de Hochtief y ex presidente de Dragados, como el mejor directivo del sector de las infraestructuras del mundo. “Lleva tres meses en el cargo y ya se nota a pesar de que ha lanzado unas previsiones conservadoras que, creo, va a mejorar a lo largo de 2013”. Fernández Verdes espera elevar el beneficio de Hochtief entre un 10% y un 20% en este 2013 tras la vuelta a benefciios del gigante alemán de la construcción. En segundo lugar, Florentino Pérez ha comentado que la clave del éxito a corto plazo de todo el grupo ACS está en la implantación del sistema de control de riesgos de la casa tanto en Hochtief como en Leighton. Y en tercer término, ha hecho hincapié en la necesaria coordinación de Dragados y Hochtief allí donde se solapen, principalmente en Estados Unidos.

Normas
Entra en El País para participar