Santander, BBVA, Popular y Sabadell tienen interés

El FROB mantiene viva la subasta de Catalunya Banc con ofertas no vinculantes

Los candidatos confían en nuevos incentivos para hacer una subasta en firme

El FROB no establece fecha concreta para la puja definitiva

En la tarde de ayer venció el plazo para la presentación de ofertas no vinculantes por Catalunya Bank, una de las cuatro entidades nacionalizadas que han recibido la ayuda europea. Se cumple así uno de los puntos del guión escrito por Bruselas, que estableció la subasta como la salida para la entidad catalana, que ha recibido una inyección del Mecanismo Europeo de Estabilidad de 9.080 millones de euros.

Pero la subasta de Catalunya Banc no ha despertado el entusiasmo entre los posibles compradores, una vez conocida la decisión del FROB de no volver a ofrecer un esquema de protección de pagos –como sucediera en la adjudicación de CAM o Banco de Valencia– y su voluntad de no ‘malvender’ la entidad. Aun así, el FROB ha logrado que un puñado de entidades presenten oferta no vinculante: Santander, BBVA, Popular y Sabadell.

La fase crucial de la subasta comienza ahora, cuando el interés inicial declarado en las ofertas no vinculantes debe materializarse, o no, en una oferta en firme. Y ello dependerá de si el FROB y los bancos aspirantes logran acercar posturas. Fuentes cercanas al proceso señalan que las dos próximas semanas serán determinantes, puesto que en el momento actual la banca no encuentra los incentivos esperados para pujar con convicción.

Citi, el banco de inversión que asesora al FROB en el proceso, ha enviado un comunicado a los candidatos en el que explica que Catalunya Banc cuenta con créditos fiscales por un total de 5.500 millones de euros, de los que 1.600 millones están activados en su balance. Es decir, que se reconoce al comprador el beneficio de un crédito fiscal por esos 1.600 millones. Y el FROB garantiza que ese crédito compute a efectos de capital, en contra de lo que establece Basilea III.

Fuentes del FROB señalaban ayer que ahora se abre un proceso de estudio y análisis de las ofertas no vinculantes –que deben incluir una propuesta para las preferentes y un plan de sinergias–, sin que haya una fecha establecida para las ofertas en firme, aunque el plazo se estima en alrededor de un mes.

Normas