RBS arrastra cinco años de pérdidas tras su nacionalización

La entidad ha vivido un proceso similar al que atraviesa Bankia

Desde 2008 acumula números rojos por 45.800 millones de euros

FMA003 LONDRES (REINO UNIDO) 28022013.- Un hombre sale de una sucursal del banco Royal Bank of Scotland (RBS) en Londres (Reino Unido) hoy, jueves 28 de febrero de 2013. RBS tuvo una pérdida neta de 5.971 millones de libras (6.866 millones de euros) en 2012, un aumento de casi un 200 % con respecto a 2011, debido a los costes por la venta indebida de seguros de protección de pagos y las multas por intentar manipular el tipo interbancario Libor. EFEFacundo Arrizabalaga
FMA003 LONDRES (REINO UNIDO) 28/02/2013.- Un hombre sale de una sucursal del banco Royal Bank of Scotland (RBS) en Londres (Reino Unido) hoy, jueves 28 de febrero de 2013. RBS tuvo una pérdida neta de 5.971 millones de libras (6.866 millones de euros) en 2012, un aumento de casi un 200 % con respecto a 2011, debido a los costes por la venta indebida de seguros de protección de pagos y las multas por intentar manipular el tipo interbancario Libor. EFE/Facundo Arrizabalaga EFE

Royal Bank of Scotland (RBS) y Bankia tienen muchos puntos en común. El principal, que en ambos casos han presentado las pérdidas más abultadas en la historia de sus respectivos países de origen, así como los mayores rescates.

El banco británico era la entidad financiera con mayor presencia en Reino Unido cuando fue nacionalizada, en 2008. Al igual que Bankia era la mayor de España cuando el Estado tomó el control.

Después de que Londres inyectara miles de millones de libras para recapitalizar RBS, el grupo revisó a fondo sus cuentas y presentó unas pérdidas para el conjunto de 2008 de 28.000 millones de libras, que al cambio de entonces equivalían a 31.000 millones de euros. En el caso del grupo BFA-Bankia, las pérdidas de 2012 han llegado a 21.238 millones de euros.

Los planes estratégicos de RBS contaban con volver a dar beneficios en tres años, pero ayer RBS presentó resultados y volvieron a estar teñidos de rojo. Por quinto año consecutivo. El grupo, controlado en un 65,3% por el Gobierno británico, ha acumulado en el último lustro cerca de 46.000 millones de euros de pérdidas.

En el caso de Bankia, su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido con insistencia que, tras la recapitalización de la entidad y una vez que se complete la drástica reestructuración del grupo, podrán volver a la senda del beneficio. En concreto, espera obtener unas ganancias de 1.200 millones de euros en 2015.

Para lograrlo, el ajuste de costes será clave. Bruselas, que fue quien prestó a España el dinero para recatar Bankia y otras entidades financieras, ha obligado al grupo a cerrar más de 1.000 sucursales y a reducir su plantilla en 4.500 personas.

También Royal Bank of Scotland ha tenido que realizar fuertes ajustes. En concreto, desde que el grupo fue nacionalizado en 2008, ha prescindido de 36.000 empleados, la mayor parte en Reino Unido.

Otro aspecto que enlaza la historia reciente de estas dos entidades es el fuerte desplome bursátil. En Bankia, los accionistas que acudieron a su salida a Bolsa (en julio de 2011) habrán perdido cerca el 99% de su inversión. En RBS, sus títulos sufrieron un desplome del 98% desde el máximo alcanzado en marzo de 2007 (poco antes de que estallara la crisis financiera internacional), hasta el momento en que se consumó su nacionalización parcial, dos años después.

En el caso de RBS, su talón de Aquiles fue la adquisición del grupo ABN Amro (en una alianza con Santander y Fortis), que le aportó miles de millones en activos tóxicos.

Normas