Sareb alcanza hoy 51.000 millones en activos y un capital de 4.800 millones

El 'banco malo' no pagará 'dividendos' hasta generar 300 millones de caja

BMN, Liberbank, Caja 3 y Ceiss traspasarán hoy 14.000 millones de su carga tóxica al banco

Sareb umará un total de 50.782 millones en activos inmobiliarios y 4.800 en recursos propios

Configuración definitiva de Sareb Ampliar foto
Configuración definitiva de Sareb

Hoy, dos meses después de su puesta en marcha oficial, la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) alcanzará la que, de momento, se considera su magnitud definitiva con la absorción de 14.086 millones de euros de carga tóxica de BMN, Liberbank, Caja 3 y Ceiss.

Con ella, el banco malo acumulará 50.782 millones en activos y créditos inmobiliarios de la banca que ha recibido ayudas públicas, soportados con 4.800 millones en recursos propios entre capital puro y deuda subordinada. Un cambio de dimensión que estará acompañada en breve de un nuevo plan de negocio, en el que ya trabaja KPMG, que introducirá modificaciones, entre otras cosas, en las condiciones para distribuir beneficios.

Los nuevos supuestos, de hecho, han sido ya comunicadas al registro mercantil por Walter de Luna, director general y consejero apoderado de la firma, en los últimos días. El pliego hace referencia a las condiciones bajo las que se remunerará a los tenedores de obligaciones subordinadas. Se trata de participaciones de 100.000 euros que suman 3.600 millones y que conforman el 75% de los recursos propios de la sociedad, de la que solo una cuarta parte, 1.200 millones, es capital puro.

Sus dueños, básicamente el FROB, la gran banca sana y el sector asegurador, tienen derecho a percibir un cupón anual del 8%, pero no siempre. Para empezar, solo si la sociedad obtiene ganancias y, más allá, cuando se alcance un "beneficio distribuible suficiente", reza el nuevo reglamento.

En este se detalla que para calcularlo se tomará el beneficio consolidado antes de impuestos, "para excluir como gasto" este pago y "para reducir el efecto" impositivo que pueda darse sobre la variación de valor de los activos, más los beneficios no distribuidos en años anteriores.

Una vez calculado el beneficio distribuible "será condición para el pago" del cupón que Sareb haya generado durante el ejercicio "caja suficiente para realizar dicho pago". Es decir, deberá contar al menos con 304 millones de euros. "De no ser así el pago se retrasará, como crédito no subordinado a favor de los tenedores" de deuda. La cláusula parece garantizar el cobro parcial a los tenedores cuando la caja sume un 10% de las obligaciones pendientes, pero Sareb fue incapaz de precisar este punto ayer.

El primer ejercicio de la sociedad abarcará desde el 1 de enero de 2013 al 30 de junio de 2014, cuando se estudiará si aprobar la primera remuneración, y a partir de ahí se valorará anualmente. La sociedad tendrá la capacidad de convertir la deuda subordinada en capital puro si las circunstancias lo requieren, incluso aunque la firma no se aboque a su disolución, con un precio de canje de un euro de deuda por un euro de acciones y sin compensar los cupones no pagados.

Los tenedores de deuda, de otra parte, no podrán amortizarla hasta el quinto año de vida de Sareb o hasta que se produzca una ampliación de capital, y siempre que los recursos propios no bajen del 9% sobre el total de activos (nacen en el 9,45%).

Por otra parte, el Banco de España descartó ayer que la creación de la entidad vaya a tener un impacto "relevante" en los flujos de financiación, pues lo único que ha provocado es una "reclasificación sectorial" de los créditos concedidos.

Normas
Entra en El País para participar