Los resultados están por auditar

Las ocho denuncias del Sepla sobre las cuentas de IAG

Creen que la caída en el resultado operativo merecía un ‘profit warning’

Denuncian mayor alza en el coste de combustible de Iberia que en Vueling

Se preguntan cómo ha podido caer la caja en 1.200 millones en tres años

Los pilotos del Sepla han estado estudiando a fondo las cuentas de IAG y no salen de su asombro. El holding que engloba a Iberia y British Airways ha pasado de un beneficio operativo superior a los 500 millones en 2011 a pérdidas operativas de 23 millones el año pasado. Cuando IAG entró en el cuarto trimestre de 2012 el beneficio operativo era de 273 millones, pese a las malas cuentas de Iberia, por lo que el retroceso ha sido considerable en la recta final del año. Tanto que el sindicato cree que habría merecido un 'profit warning' para poner en alerta a los accionistas.

El colectivo también muestra su sorpresa por el hecho de que buena parte del coste de la reestructuración en Iberia, que se llevará a cabo entre marzo y diciembre, se haya cargado ya contra el resultado de 2012, con provisiones por más de 200 millones.

El tercer punto débil de las cuentas sería el del deterioro del inmobilizado de Iberia por un valor de 343 millones: “Esto implica que han abandonado las probabilidades de obtención de beneficio”, señalan desde Sepla.

Y a continuación se entra en el capítulo de British Airways, de la que los pilotos españoles aseguran que está llevándose el potencial de Iberia. Para empezar, el Sepla argumenta que los costes de la integración de BMI en la aerolínea británica se han cargado contra IAG, “algo de lo que se beneficia la propia British”. En cuanto a las pensiones de los trabajadores de esta última, los resultados de IAG recogen una partida de 266 millones de ajuste en los fondos de pensiones: “Ya están pesando las pensiones de los ingleses en las cuentas de IAG”, se quejan.

Mirando con lupa, los pilotos de Iberia han encontrado en un par de páginas del informe económico presentado por el holding términos que aluden a la “adquisición de Iberia”, cuando la formación de IAG se realiza en términos de integración entre Bristish e Iberia.

Una séptima queja tiene que ver con los precios del combustible. Haciendo valer la denuncia de que la flota de Iberia está anticuada y que no se negocian bien las coberturas, al Sepla le ha sobresaltado que la partida de combustible suba un 19% en la aerolínea española, que se queja de la fortaleza del dólar y del encarecimiento del combustible, y sólo un 8% en Vueling.

Por último, los representantes del Sepla siguen preguntándose dónde ha ido una caja de Iberia que era de 2.004 millones en 2009 y está actualmente a niveles de 830 millones

Normas