Los ingresos ascendieron a 136 millones

Reyal Urbis cierra 2012 con pérdidas de 910 millones

La inmobiliaria realizó provisiones por valor de 686 millones

Logo de Reyal Urbis en una de sus oficinas.
Logo de Reyal Urbis en una de sus oficinas. REUTERS

Las dotaciones extraordinarias en concepto de saneamiento de activos no suponen una salida de flujos de caja y explican gran parte de los 910 millones de euros de pérdida neta registrada por el Grupo al cierre del ejercicio 2012.

Según la empresa, "en un ejercicio tan complicado para la sociedad, en un entorno de caída generalizada de valores y ante el continuado deterioro de la situación del sector inmobiliario, el suelo de la compañía se ha depreciado sólo en un 28%, lo que pone de relieve la calidad del mismo". El 97% del suelo residencial de la empresa está destinado a primera residencia y sólo un 5% del total de la cartera de suelo está calificado como rústico.

La cifra total de negocio del Grupo al cierre del ejercicio ascendió a 136,163 millones de euros, de los cuales 18,4 millones de euros se corresponden con ingresos por rentas, 26 millones de euros con ingresos por actividad hotelera y los 91,8 restantes a la venta de promociones y suelo

De las ventas de promociones y suelo, 61,4 millones de euros se corresponden con la venta de viviendas y los 30,4 millones de euros restantes se corresponden con la venta de suelo residencial.

El valor total de los activos del Grupo Reyal Urbis al cierre del ejercicio alcanzaba los 3.124 millones de euros. De esta cifra, 272 millones de euros son atribuibles al valor de la participación a precios de mercado en determinadas sociedades filiales y 2.852 millones de euros al valor de los activos inmobiliarios, determinado por Jones Lang Lasalle, valorador independiente de reconocido prestigio. De esta cifra, el 16 % (458 millones de euros) se corresponden con la actividad de alquiler en renta. Las rentas facturadas en el ejercicio 2012 ascendieron a 22 millones de euros.

 Reyal Urbis comunicó el pasado 19 de febrero a la CNMV que el Consejo de Administración había acordado presentar concurso voluntario de acreedores ante los juzgados competentes, tras no haber podido alcanzar un acuerdo de refinanciación con sus acreedores. La Compañía había presentado pre-concurso el pasado 23 de octubre.

 

Normas