Société Générale, BNP Paribas y Commerzbank cruzan operaciones puntuales

Las entidades extranjeras comienzan a surtir de liquidez a la banca española

La banca española sigue adicta al BCE. Necesita su liquidez. Pero ya hay señales que revelan que la situación está en clara mejoría. Las entidades extranjeras vuelven a prestar dinero a las nacionales en el mercado de repos. Son operaciones puntuales pero efectuadas por gigantes como Société, BNP Paribas e incluso Commerzbank.

Las necesidades de liquidez persisten entre la banca del arco mediterráneo. De ahí que Mario Draghi mantenga las subastas semanales, mensuales y trimestrales. El objetivo es proporcionar al sector financiero de la zona euro todo el dinero que necesite. El precio es atractivo: un 0,75%.

Pero esto no es lo normal. Antes de que estallara la crisis de crédito, las entidades financieras se prestaban el dinero entre sí, en el denominado mercado interbancario. Este quedó reducido a su mínima expresión desde junio de 2010, con el estallido de la crisis de deuda.

Los departamentos de riesgos de la banca extranjera vetaron a las entidades españolas, salvo a las más grandes (BBVA y Santander). Les cerraron con llave el acceso a la financiación en el interbancario clásico. Incluso el mercado de repos -en el que los bancos obtienen la liquidez a cambio de dejar un activo como garantía- se secó casi por completo.

Los círculos tradicionales de la liquidez se habían roto en mil pedazos. La banca estuvo escoltada por el BCE. Primero, por Jean-Claude Trichet, que en junio de 2009 efectuó la primera subasta de liquidez a 12 meses. Después, por Draghi, que fue varios pasos más allá y bombeó liquidez a tres años en dos megasubastas por más de un billón de euros.

Los tesoreros españoles ya habían buscado otras alternativas, como las cámaras de contrapartida. LCH.Clearnet y Eurex Repo actuaron como fuente de liquidez alternativa en tiempos de tribulación. Ahora, estas plataformas, ante las rebajas masivas de las calificaciones de la banca española, se han vuelto más exigentes y prohíben que un banco español deje como garantía deuda soberana de su país. "Sí permiten, por ejemplo, obtener liquidez a las entidades españolas si dejan en prenda bonos alemanes", explican fuentes del sector.

También el Tesoro, que presta su excedente de liquidez en subastas diarias y mensuales, es una fórmula de aliviar la sequía de liquidez de la banca española. El organismo de financiación del Estado disponía a finales de enero de un colchón de 28.566 millones que presta a las entidades financieras cobrándoles un porcentaje.

El mercado interbancario de toda la vida, en el que las entidades solo ponen en juego su propia garantía -no dejan nada en prenda-, ha quedado herido de muerte desde entonces. "Las operaciones que se cruzan son exclusivamente entre entidades españolas, y el volumen se ha reducido sustancialmente", señala un operador de la mesa de tesorería de una entidad española. Y las cifras que proporciona en los últimos tiempos el Banco de España son muy inferiores a las que se movían antes del estallido de la crisis. Ayer, por ejemplo, 1.683 millones de euros. En 2007, eran habituales negociaciones de entre 7.000 y 10.000 millones de euros diarios.

La buena noticia es que el mercado de repos da síntomas de reactivación, tras las sucesivas reformas de Luis de Guindos. "Grandes bancos franceses, como BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole, a través de LCL (antiguo Crédit Lyonnais), han vuelto a prestar dinero a las entidades españolas. Incluso han reaparecido entidades alemanas, como Commerzbank", señala el tesorero de un banco español.

La liquidez en el mercado de repos a un día se paga barata, en torno al 0,04%. A mayor plazo, los precios suben: en torno al 0,25% a un mes y al 0,3% a tres meses. "Es cierto que se ven operaciones con entidades extranjeras pero llegan con cuentagotas", advierten desde la mesa de tesorería de otra entidad financiera nacional.

El Banco de España reconoce en el informe mensual que publicó ayer que se han suavizado los problemas del interbancario, si bien advierte que "el proceso electoral en Italia ha dado lugar a un nuevo episodio de inestabilidad".