Sabadell y Espirito Santo, entre los posibles interesados

El FROB fija en el 5 de abril la fecha límite para presentar ofertas vinculantes por Banco Gallego

El FROB inició ayer oficialmente la subasta de Banco Gallego. El próximo 4 de marzo deberán estar sobre la mesa las ofertas no vinculantes y el 5 de abril las vinculantes. De momento, puede haber cuatro bancos interesados: Sabadell, Espirito Santo, BBVA y otras fuentes añaden al venezolano Banesco.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) dio ayer el pistoletazo de salida de la subasta de Banco Gallego. La firma gallega está desde principios de año en manos del FROB una vez que Bruselas inyectó en su antiguo dueño, Novagalicia, capital por 5.425 millones de euros en ayudas pública.

El FROB ha elegido a Mediobanca para elaborar el libro de ventas de la entidad gallega que fue repartido a los posibles interesados oficialmente ayer lunes.

A diferencia de la subasta de Catalunya Banc, ahora en marcha, la de Banco Gallego será una subasta express similar a la que se produjo con la venta de Banco de Valencia. La fecha para presentar ofertas no vinculantes, de hecho, se ha fijado en el 4 de marzo, mientras que las vinculates podrán presentarse hasta el 5 de abril. El proyecto del FROB pasa porque la adjudicación de Banco Gallego se produzca antes del 30 de abril.

De momento, Banco Sabadell y el portugués Espirito Santo han demostrado su interés por la entidad gallega. Otras fuentes también incluyen a BBVA y al venezolano Banesco entre los que podrían presentar inicialmente oferta no vinculante. Hay que recordar que, a excepción de la firma venezolana, los otros tres grupos pujaron por Banco Pastor, que finalmente fue adquirido por Banco Popular.

Banesco, por su parte, acaba de adquirir el también pequeño banco gallego Etcheverría. Y su idea es abrir 50 sucursales más en Galicia a medio plazo.

El FROB detectó un agujero patrimonial en Banco Gallego de 150 millones de euros. En su junta general de accionistas celebrada el 29 de enero, el FROB sacó adelante una operación acordeón que deja a los actuales accionistas a cero, con lo que pierden su inversión. Entre ellos estaba Novagalicia con el 49,5%.