La posibilidad de que el ex primer ministro italiano triunfe en el Senado siembra las dudas

El temor al desgobierno en Italia daña la deuda y borra la euforia de la Bolsa

Las proyecciones de resultados en las elecciones italianas cercenaron la euforia en los mercados. El Ibex, que había llegado a subir un 2,5%, cerró en los 8.244,5 puntos, tras sumar un 0,8%. La prima de riesgo española, que había tocado un mínimo de 334 puntos básicos, terminó con una subida de tres puntos, hasta los 362.

Panel de cotizaciones del Nikkei
Panel de cotizaciones del Nikkei

La euforia en los mercados europeos, presente desde el primer minuto de la sesión de ayer, se fue al traste cuando fueron conociéndose varias proyecciones sobre los resultados electorales en Italia. Según estos pronósticos, la gobernabilidad del país estaría en serio peligro ante la posibilidad de que Silvio Berlusconi haya logrado una minoría de bloqueo en el Senado.

Los datos escrutados hasta ahora revelan, sin embargo, una victoria clara del candidato de centroizquierda, Pier Luigi Bersani, en la Cámara de los Diputados.

La mala noticia es que no hay una mayoría clara que pueda gobernar. En el Senado, el partido de Bersani, aunque el más votado en porcentaje, quedaría por detrás del de Berlusconi en cuanto a número de senadores. La mayoría estaría en 158 senadores, y la coalición que más se acercaría a este número sería una eventual de Berlusconi con Monti.

IBEX 35 9.590,40 0,07%

Un diputado del partido de Bersani, Enrico Letta, advirtió que si las proyecciones se convierten en realidad podrían tener duras consecuencias para Italia y para Europa. Añadió que, en caso de que se confirmen lo resultados, sería recomendable volver a celebrar elecciones.

De todo lo anterior, se explica la montaña rusa que sufrieron las Bolsas y el mercado de deuda. El Ibex, que llegó a subir un 2,5%, cerró con un alza del 0,8%, en los 8.244,5 puntos; el Mib italiano sumó un 0,73%, cuando la máxima alza rozó el 4%; el Footsie británico, dañado por la degradación de la triple A de Reino Unido por parte de Moody's sumó un 0,31%; el mejor fue el Dax alemán, con una escalada del 1,45%.

Renta fija soberana

Las primas de riesgo, tanto española como italiana, frenaron en seco su mejoría después de la fuerte moderación que habían disfrutado durante toda la sesión, soñando con un triunfo holgado de Bersani. Así, la española cerró en 361 puntos básicos, tres más que a los que concluyó el pasado viernes. Para hacerse una idea del deterioro que ha sufrido el mercado de deuda en los últimos instantes de la negociación, en el mejor momento del día llegó a bajar hasta los 334. Mientras, el riesgo país del bono italiano a una década finalizó en los 293 puntos básicos, frente a los 288 del viernes. Muy, muy, lejos del mínimo intradía de 254 puntos básicos, cuando se apostaba por un gobierno fuerte e independiente de Pier Luigi Bersani.

La semana que comienza, además de por el desenlace de las elecciones italianas, estará cargada de referencias macro. El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, comparecerá mañana ante el Comité Bancario del Senado de los Estados Unidos y el miércoles ante el Comité de Servicios Financieros de la Casa de Representantes (Cámara Baja del Congreso estadounidense).

"Esperamos que Bernanke ratifique que las medidas de política monetaria acomodaticia se mantendrán hasta que la tasa de desempleo se reduzca sustancialmente y siempre que la inflación permanezca bajo control. De ser así, las Bolsas recibirán las palabras de Bernanke con alivio", señalan desde Link Securities.

Los datos conocidos ayer al otro lado del Atlántico añadieron presión a las Bolsas europeas. "El indicador de actividad nacional de Chicago, en -0,3 puntos desde los 0,3 anteriores fue una decepción. La encuesta manufacturera que calcula la Fed de Dallas se situaba también por debajo de lo esperado, en 2,2 puntos frente a los 3,5 que descontaba el mercado".

El euro, ante los inciertos resultados italianos, perdía posiciones frente a la divisa estadounidense y se cambiaba a 1,317 dólares, frente a los 1,319 de última hora del viernes.

Cuatro escenarios del futuro de Italia

Triunfo de Bersani

Las encuestas otorgaban una importante ventaja al líder de los socialistas, Pier Luigi Bersani, aunque en las últimas semanas la distancia se había ido recortando. Una victoria clara de Bersani en las dos cámaras era el escenario preferido por los analistas financieros: habría implicado un gobierno estable -algo infrecuente en Italia- y un líder comprometido con las políticas de ajustes recetadas desde Bruselas.

Bersani + Monti

El tándem Pier Luigi Bersani y Mario Monti también era muy valorado por los mercados. El actual primer ministro era el candidato preferido por las cancillerías europeas y una potencial alianza con el líder del Partido Democrático, sería vista con buenos ojos por parte de los inversores internacionales. Sin embargo, la coalición que respalda a Monti ha tenido un resultado electoral pobre, muy por debajo de las expectativas que tenía cuando comenzó el proyecto político.

Cámaras divididas

La posibilidad de que la Cámara de Diputados estuviera controlada por el centroizquierda y que, en cambio, el Senado cayera en la órbita de la alianza que apoya a Silvio Berlusconi, era un escenario temido por los inversores. Un Gobierno que tuviera a la oposición controlando una de las cámaras, nacería muy debilitado. "Los mercados temen la vuelta al desgobierno, y unas cámaras divididas ofrecerían una pobre imagen exterior", explica Marián Fernández, responsable de estrategia de Inversis Banco.

Solo Berlusconi

Esta era la alternativa más improbable, de acuerdo con los analistas políticos. La probabilidad de que Berlusconi recuperara el control de las dos cámaras estaba en el 10%. Para muchos este habría sido el peor de los escenarios, una vuelta al pasado. Otros, en cambio, destacan que al menos se hubiera garantizado la gobernabilidad del país.