Segunda jornada del debate del estado de la nación

Rajoy dice que Bárcenas y Sepúlveda hace años que no tienen cargos en el PP

Considera que eso es “actitud y no pose” ante la corrupción

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy, sin citar sus nombres, que el extesorero del PP Luis Bárcenas y el exsenador y exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda “hace ya años que no asumen ningún tipo de responsabilidad” en el PP y ha estimado que eso es “actitud y no pose” ante la corrupción.

Rajoy ha vuelto a abordar el problema de la corrupción en la segunda jornada del debate del estado de la nación, después de que el portavoz del PNV, Aitor Esteban, le advirtiera de que, si se confirman las informaciones sobre corrupción vinculada al PP y “repetidamente negadas”, la situación del Gobierno sería “realmente insostenible”.

Esteban ha propuesto que los imputados no puedan presentarse como candidatos electorales y Rajoy le ha animado a plantear esa iniciativa en el debate que quiere abrir el Gobierno para aprobar nuevas medidas contra la corrupción, pero ha avanzado que ve ese punto “opinable y discutible”.

En su discurso, el portavoz del PNV ha citado en concreto a Bárcenas y a Sepúlveda, pero el jefe del Ejecutivo no ha querido nombrar a personas concretas, recordado que ayer tampoco lo hizo.

Sí ha asegurado que las personas citadas hace tiempo que no tienen responsabilidad en el PP y ha vuelto a pedir un acuerdo con todas las fuerzas políticas.

Es, ha dicho, una “invitación sincera”, porque “todos” tienen una enorme responsabilidad de actuar para evitar que en el futuro se repita el debate actual.

Rajoy ha reconocido el desapego de “parte sustancial” de la ciudadanía hacia la clase política y lo ha atribuido a la dura crisis económica, pero también al afloramiento de muchos casos de corrupción “muy reprobables e inadmisibles”.

Tras señalar que ese “desgaste general” afecta al Gobierno y a toda la clase política, ha rechazado de nuevo “la generalización injusta, la critica desaforada, la desmesura y la falta de objetividad”, porque contribuyen a ese desapego.

A su juicio, es “responsabilidad de todos, especialmente del Gobierno, pero de todos, afrontar la situación, tomar decisiones y revertir el estado de las cosas”.

Tras considerar que la ley de transparencia supondrá “un antes y un después” en la lucha contra la corrupción en las administraciones, ha recordado las medidas legislativas que propuso ayer y ha insistido en que está abierto a escuchar las iniciativas de todos los grupos parlamentarios.

Normas