Es la primera emisión de deuda en la divisa estadounidense desde 2009

España logra 2.000 millones de dólares de inversores extranjeros

El Tesoro realizó hoy la primera emisión de deuda española en dólares desde 2009. Recaudó 2.000 millones (unos 1.500 millones de euros) a cinco años con una demanda de más de 3.100 (alrededor de 2.300 millones de euros).

El Tesoro no quiere desaprovechar el apetito por la deuda soberana española que se avivó entre los inversores en el inicio del año y, aún disfrutando de esa resaca, realizó hoy una colocación sindicada de deuda en dólares.

Fue la primera en esta divisa desde las de marzo y en septiembre de 2009, cuando colocó bonos a tres años por importe de 1.000 y 2.500 millones de dólares. En un año en que afronta unas exigencias de financiación por hasta 230.000 millones de euros, el departamento que dirige Íñigo Fernández de Mesa intentó hoy apurar la demanda de deuda española entre los inversores que emplean el dólar como divisa de referencia.

"Finalmente, la operación se cerró por un importe de 2.000 millones de euros [unos 1.500 millones de euros] y una demanda de 3.100 [alrededor de 2.300 millones de euros]", explica César Fernández, gestor de renta fija de DWS, propiedad de Deutsche Bank. Es decir, ha recibido una sobredemanda del 55% respecto al importe finalmente colocado. El precio de la emisión ha sido a un diferencial de 300 puntos básicos sobre el índice midswap a cinco años, referencia del precio del dinero a un determinado plazo sin riesgo. Así, según esta referencia en dólares para un plazo de cinco años, la rentabilidad ofrecida estaría en torno al 4%, en línea con la última subasta realizada por el Tesoro a ese plazo, el pasado 7 de febrero, a un tipo medio del 4,123%.

César Fernández, de DWS, explica que el importe colocado coincide con el vencimiento que se producirá el próximo 17 de junio. Entonces, el Tesoro afronta 2.000 millones de dólares. "Es lógico que se hayan adelantado y hayan colocado el importe", asevera el experto.

La colocación ha seguido el formato de las emisiones sindicadas, en las que se elige a un grupo de entidades que responden a la demanda de los inversores, en lugar de recurrir a las habituales subastas. Los coordinadores de la operación han sido Barclays, Citi, Santander y Société Générale.

La colocación llega después del road show que realizó el responsable del tesoro la pasada semana en el mercado estadounidense, en el que hubo ocasión de testar el estado de ánimo de los inversores hacia la deuda soberana española.

Segunda sindicada del año

Las emisiones sindicadas son por tanto la fórmula con la que aprovechar un entorno favorable de mercado con colocaciones puntuales, fuera del calendario previsto, aunque su precio pueda resultar algo superior.

Con la emisión lanzada hoy, el Tesoro ha realizado ya dos colocaciones sindicadas en lo que va de año, si bien la de hoy no tuvo el brillo de la primera, realizada el pasado 22 de enero. El Tesoro colocó entonces 7.000 millones de euros en bonos a diez años, que se colocó en un 60% entre inversores extranjeros y que registró una demanda sin precedentes, de 22.700 millones de euros.

El año comenzó con un claro éxito de las subastas del Tesoro, que calcula haber realizado en el mes de enero una emisión total por unos 27.000 millones de euros. En un solo mes habría resuelto por tanto el 11,7% del máximo de necesidades de financiación previstas para el conjunto del año y un 38% de las emisiones netas, descontando las coberturas de vencimientos, contempladas para 2013. La relajación de la prima de riesgo está permitiendo además rebajar el coste de financiación, que a cierre de 2012 fue del 3,9%.