Los sindicatos cifran en 4.000 los trabajadores afectados

Orizonia prepara un plan masivo de despidos y la venta de activos

El grupo Orizonia prepara la venta de algunos de sus activos y el cierre de otras divisiones, lo que implicaría un ajuste de su plantilla de hasta 4.000 trabajadores en toda España, según han avanzado CC OO y UGT.

Tres días después de que el grupo Orizonia presentara el preconcurso de acreedores ahogada por la falta de liquidez, y ante las dificultades para recibir el visto bueno de Competencia para su compra por parte de Globalia, la empresa se ha visto obligada a poner en marcha una segunda fase del preconcurso que implica el cierre o la venta de algunas de sus empresas y un plan masivo de despidos. Fuentes de Orizonia aseguraron ayer que "ante la complejidad de buscar una solución para la continuidad de toda su actividad, centrará sus esfuerzos en buscar soluciones que garanticen la viabilidad del mayor número de puestos de trabajo posibles".

Una situación sobre la que Globalia, que firmó en diciembre un acuerdo de compra de Orizonia, se mostró ayer a la expectativa y aseguró que mantenía su interés en adquirir al grupo en su totalidad, por lo que cualquier oferta parcial debería volver a ser estudiada a fondo.

La dirección de Orizonia se reunió ayer con una representación de los trabajadores y comentó que sus actuales planes pasan por salvar el mayor número de puestos de trabajo, pero que su rees_tructuración implicaría el cierre o venta de algunas de sus filiales. Fuentes sindicales recogidas por Europa Press se mostraron preocupadas ayer ante la posibilidad de que la empresa presente mañana un fuerte ajuste de plantilla.

La dirección del grupo ha convocado para el miércoles a los sindicatos en Madrid para explicar su plan de viabilidad y anunciar, según aseguraron fuentes de CC OO a CincoDías, que salvará a la compañía aérea Orbest y que venderá parte de las oficinas de Vibo, que podrían haber recibido varias ofertas de compra, mientras que el resto de las empresas serían desmanteladas.

Un desmantelamiento que traería consigo la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción, que podría afectar a hasta 4.000 empleados, 800 de ellos en Baleares, de los 5.000 con los que cuenta el grupo en todo el país, dado que según los sindicatos la situación de Orizonia "es crítica". Unas cifras que no fueron comentadas y que se limitó en asegurar que "confía en poder formalizar en los próximos días soluciones que den continuidad a varias de sus líneas de negocio".

Los sindicatos, por su parte, se reunirán hoy para acordar las movilizaciones que llevarán a cabo en los próximos días pero reconocieron que solo cabe "facilitar los trámites para que los trabajadores afectados por el ERE puedan cobrar el desempleo lo antes posible", comentó la secretaria general de la Federación de Transportes, Comunicación y Mar de UGT en Baleares, Ana Laudero a Europa Press.

La IATA le retira la licencia

Horas antes, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) comunicaba a Orizonia que le retiraba temporalmente la licencia para emitir billetes aéreos, al no hacer frente al pago de 15 millones de euros, correspondientes a los billetes de avión vendidos durante el mes de enero, el denominado BSP (plan de facturación y liquidación, por sus siglas en inglés). Un pago que debía haberse realizado la pasada semana pero que la compañía no pudo hacer frente y solicitó un aplazamiento hasta ayer.

Una familia se encierra en una sucursal de Vibo

Varios miembros de una familia se encerraron ayer en una sucursal de la agencia de viajes Vibo de El Puerto de Santa María (Cádiz) para exigir la devolución del importe de una reserva que hicieron semanas atrás para una estancia en Disneyland París, informó ayer Efe.

La familia exigió la devolución del importe de la reserva tras conocer la situación preconcursal del grupo Orizonia. Sin embargo, los empleados de la agencia les aseguraron que no disponían de dinero en efectivo suficiente para dicha devolución.

Uno de los miembros de la familia, Francisco Rasposo, explicó que acudió junto con otros ocho miembros de su familia a la oficina de Vibo para pedir la anulación de la reserva pero que una vez allí "nos dijeron que no podían porque no tenían dinero en efectivo, así que nosotros hemos decidido quedarnos hasta que lo tengan". Rasposo aseguró que se marcharía a su casa dado que "la Policía nos ha dicho que, si no, cometemos un delito de allanamiento", pero aseguró que volverá junto a su familia a la oficina y permanecerá allí hasta que les sea devuelta la cuantía.

La familia se enteró a través de la televisión que un grupo de turistas españoles no podían volver desde México porque habían sido suspendido los vuelos de Orbest, la aerolínea de Orizonia, después de que el grupo solicitara el viernes pasado la petición de preconcurso de acreedores, lo que le otorga cuatro meses para negociar la refinanciación de su deuda y evitar así el concurso de acreedores.

Un total de 30 miembros de la misma familia contrataron hace unas semanas un viaje a Disneyland París, para lo que tuvieron que abonar un 25% del importe para realizar la reserva, lo que según sus cuentas asciende a 3.700 euros, cuantía que ahora solicitan a la agencia que les reembolse y anule la reserva.