Arte

Primavera surrealista, impresionista y bohemia

La frescura de los torrentes y saltos de agua que pintaba Camille Corot en las cercanías de Roma, las obras con las que Picasso y Dubuffet se rebelaban contra la opresión nazi en Francia o una gran muestra dedicada a Salvador Dalí con préstamos de instituciones de primera línea. Para lo que queda del invierno y el comienzo de la primavera, las pinacotecas de España tienen propuestas que van desde los paisajistas de los siglos XVIII y XIX hasta grandes apuestas sobre los protagonistas de las vanguardias del siglo XX, sin dejar de lado el arte contemporáneo de nombres como Mónica Ridruejo y Mitsuo Miura.

Para transportarse a la campiña romana del siglo XVIII o vibrar con los árboles que Van Gogh pintaba en el hospital de Saint-Remy, desde principios de este mes se exhibe en el museo Thyssen-Bornemisza: Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh. La exposición, que estará en el céntrico museo de Madrid hasta el 12 de mayo, muestra la evolución de los paisajistas a través de un recorrido por siete salas temáticas, que acogen pinturas de artistas como Camille Corot, Paul Cézanne, Ferdinand Hodler y Claude Monet.

Los que se queden con hambre de más impresionismo pueden saciarlo a pocas manzanas de allí. En el paseo de Recoletos, la Fundación Mapfre acoge Impresionistas y postimpresionistas. El nacimiento del arte moderno, con 78 grandes obras maestras del parisino Musée d'Orsay, y por otro lado, Luces de Bohemia. Artistas, gitanos y la definición del mundo moderno, que incluye un centenar de obras de artistas como Goya, Watteau, Delacroix, Manet, Sorolla o Picasso. Ambas exposiciones abrieron sus puertas el 2 de febrero y las cerrarán el 5 de mayo. La muestra sobre el final del impresionismo y el postimpresionismo se inicia con las primeras series de Monet y termina con los trabajos decorativos de Vuillard en los Jardines públicos. La muestra Luces de Bohemia... presenta los orígenes de la bohemia artística y describe su vínculo con la representación de los gitanos en el arte, con obras como Las Caravanas, campamento gitano cerca de Arles, de Van Gogh.

L'art en guerre. Francia. 1938-1947: de Picasso a Dubuffet es la apuesta del museo Guggenheim de Bilbao. La exposición, organizada también por el Musée d'Árt Moderne de la Ville de Paris y Paris Musées, abre sus puertas el 16 de marzo y muestra cómo los artistas de la época se rebelaron frente a las consignas oficiales a través de la pintura. Trabajos de grandes nombres como Georges Braque, Jean Dubuffet, Pablo Picasso o Vasily Kandinsky se exponen junto a otros menos conocidos en la segunda planta del emblemático edificio de la capital vizcaína.

Para transportarse a la campiña romana del siglo XVIII está la muestra de paisajistas del Thyssen

El IVAM acogerá en marzo el arte de Mónica Ridruejo

Los amantes del surrealismo, en cambio, son los mimados de la primavera en el Reina Sofía. Junto con el Centro Georges Pompidou, el museo madrileño inaugura el 24 de abril una gran exposición dedicada a Salvador Dalí con préstamos de instituciones como el MoMA de Nueva York o la Tate Modern. La exposición comienza con las primeras obras de Dalí, en las que predominaba la familia y el mar, y se cierra con su trabajo más delirante y transgresor, en el que se manifiesta su enorme interés por la ciencia tras la Segunda Guerra Mundial.

En el Palacio de Cristal del madrileño parque del Retiro, el museo de arte moderno presenta Memorias imaginadas, de Mitsuo Miura. Se trata de una instalación cuyos protagonistas esenciales son las formas geográficas y los colores puros, que podrá verse a partir del 14 de marzo. Pero el arte contemporáneo no se acaba en Madrid.

En Valencia, el IVAM inició su programación del año 2013 con una exposición del artista dominicano Jorge Pineda. After all, tomorrow is another day (Después de todo, mañana será otro día) propone una lectura optimista e irónica de las cuestiones sociales que aborda en sus obras. El 7 de marzo, la institución valenciana inaugura Eikonoma, una muestra pictórica y escultórica de Mónica Ridruejo, exdirectora general de RTVE. La componen 38 obras de gran formato que evocan elementos marinos comunes, como cabos, boyas o cadenas, con colores variados, intensos o sutiles.