La empresa vende sus muebles en 40 países

La empresa de muebles de lujo Becara entra en concurso

Begoña Zunzunegui abrió la primera tienda Becara en el año 1964, en Madrid. Los muebles y antigüedades de la compañía se venden hoy en 40 países. El mes pasado Becara se declaró en concurso de acreedores. La empresa asegura que la medida no afecta al negocio de las tiendas.

Tienda Becara en Madrid
Tienda Becara en Madrid

Cuando en los años sesenta pocos se interesaban en España por la alta decoración y los muebles exclusivos -tampoco eran muchos los que podían permitírselo- Begoña Zunzunegui acudía a subastas de antigüedades en Inglaterra y compraba cerámicas en Italia para venderlos en Becara, su tienda en la calle Lope de Vega de Madrid. Cuando en los años setenta pocos iban a China, Zunzinegui seleccionaba y compraba muebles no sólo en China, también en Japón, Tailandia, India... El mes pasado, tras 49 años de historia y de una fuerte expansión nacional e internacional, un juzgado mercantil de Madrid declaró el concurso de Becara SL.

La compañía, que se refiere en un comunicado al concurso de "Becara Mayorista, compañía distribuidora de la marca Becara" asegura que la decisión de solicitar la medida "no tiene ninguna repercusión, ni sobre las tiendas y puntos de venta Becara, ni sobre la plantilla de la compañía, que continuarán con su actividad habitual". Además subraya que "continuará creciendo en el futuro con nuevas aperturas de tiendas y acuerdos de colaboración internacional, en línea con lo realizado durante los últimos años".

La empresa cuenta con tiendas en Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Pamplona, Murcia, Roma, Milán, Estambul y Jeddah, según su web, y sus artículos se venden en tiendas de 40 países. Becara cuenta con puntos de venta en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid) y en centros de El Corte Inglés en Madrid, Valencia, Málaga, Bilbao, Palma de Mallorca y Lisboa. Además vende sus artículos a través de internet.

Becara sufrió en 2006 el incendio de su fábrica en Valdemoro (Madrid). En una hora las llamas acabaron con los muebles y antigüedades que ocupaban una nave de 25.000 metros cuadrados.

En 2011, el último ejercicio depositado en el Registro Mercantil, Becara SL, con una plantilla de 210 personas, registró una cifra de negocio de 16,6 millones, una caída del 3%, y un resultado de 565.297 euros de pérdidas (un año antes ganó medio millón de euros). Becara acabó ese ejercicio con una deuda a corto plazo de 9,9 millones, 4,5 millones más que en 2010.

En el informe de gestión del ejercicio 2011 la empresa da la impresión de que ya era consciente de las dificultades que afrontaba.

"Tras un esperanzador 2010, en el que Becara volvió a la senda del crecimiento en nuestras ventas, el año 2011 ha resultado decepcionante", explica Becara en ese informe. "La debilidad de la demanda, muy especialmente en nuestro país, ha sido la principal responsable de la mencionada caída, que también nos llevó a una necesaria contención en precios, no pudiendo repercutir, como en otros años, la subida de precios en origen, el aumento de la cotización del dólar así como la subida del precio del petróleo", añade. La compañía termina el informe de gestión de 2011 apuntando que espera poder reducir el endeudamiento bancario "en los próximos años, a pesar de las dificultades de alcanzar dicho objetivo en el contexto actual de debilidad de la demanda".

El pasado año Becara abrió nuevas tiendas, franquiciadas, en Moscú, Bogotá y en el centro comercial Zielo Shopping de Pozuelo (en Madrid).

Begoña Zunzunegui, medalla de oro del mérito al trabajo en 2004, es administradora de Becara SL. Su hijo Pablo Aranguren Zunzunegui preside BZ Asuntos de Familia, la empresa dedicada a la venta al por menor de los artículos de Becara, en la que también figuran como consejeros Amalia, Juan Andrés y Bárbara Aranguren Zunzunegui. Las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil por BZ Asuntos de Familia son de 2010. En ese ejercicio la empresa, con 39 empleados, perdió 0,9 millones de euros y registró ingresos de 3,8 millones de euros.

Cierre y apertura en Juan Bravo

La tienda Becara en la calle Juan Bravo de Madrid es la más reconocida de cara al público de la compañía. El 23 de diciembre de 2009 el Ayuntamiento de Madrid precintó el establecimiento, de dos plantas, tras una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que anulaba judicialmente la actividad de la empresa.

El local estuvo cerrado sólo cinco meses, pero la empresa, que siempre defendió que el cierre se debió a un error administrativo, se resintió en sus cuentas de 2010, año en el que BZ Asuntos de Familia, la sociedad que gestiona el local, controlada por los hijos de Begoña Zunzunegui, perdió 0,9 millones.

"Tras cinco difíciles meses de cierre, los clientes, personal, directivos y socios vimos por fin como se imponía la razón, la lógica, y el derecho, y se nos dejaba continuar con nuestra actividad empresarial, buscando, como siempre, la excelencia en la oferta de nuestros productos y servicios", dice la sociedad en su informe de gestión del ejercicio 2010 (el último depositado en el Registro Mercantil). "El cierre supuso un enorme lastre en las cuentas", admite BZ Asuntos de Familia. "Es cierto que sufrimos un contratiempo, que fue duro, pero también es cierto que lo hizo en un momento concreto en el tiempo, que ya queda muy atrás. Afortunadamente, en resumidas cuentas, es historia", añade la empresa de la familia Aranguren Zunzunegui.