La firma quiere estar entre las cinco primeras aseguradoras

Axa contratará a 500 agentes en España para seguir creciendo

Axa tiene previsto crear 500 puestos de trabajo en España en los próximos meses para reforzar su red comercial, según anunció ayer el nuevo consejero delegado de la entidad, Jean-Paul Rignault.

Axa apuesta por España. La primera aseguradora francesa, y una de las mayores del mundo, confía en la recuperación de la economía española y tiene intención de seguir invirtiendo para aumentar su presencia.

En su primer encuentro con los medios de comunicación tras acceder al cargo de consejero delegado de Axa España, Rignault señaló que la intención de la firma francesa es desarrollar su red comercial en propiedad. Para ello prevé crear 500 puestos de trabajo de agentes, "para seguir ganando cuota de mercado".

El consejero delegado aseguró en un desayuno organizado por la APIE que la "ambición" de Axa es estar entre las cinco primeras aseguradoras del país, aunque apuntó que no hay un plazo de tiempo establecido para conseguirlo. "Tenemos una posición fuerte en España, pero no igual que la del grupo en todo el mundo", reconoció Rignault, para quien la empresa tiene margen de mejora en el mercado español.

El primer ejecutivo de Axa alabó el alto grado de competitividad que hay en el sector asegurador español, con una estructura de mercado "totalmente abierta", que aprovecha intensivamente todos los canales (internet, venta tradicional, comparadores de seguros, etc).

Por otro lado, cree que el hecho de no contar con un convenio exclusivo de banca seguros "es una ventaja, porque así la compañía puede trabajar con bancos diferentes". El directivo cree que la decisión de no firmar un acuerdo exclusivo con una entidad financiera hace unos años fue buena, "pues ahora Axa es libre de decidir".

La guerra en autos

El mejor ejemplo de la feroz competencia que hay en España está en los seguros para coches. "La prima media ha caído entre un 30% y un 35% en los cuatro últimos años", recordaba ayer Rignault. Una reducción de márgenes que se ha podido sostener gracias a la caída de la siniestralidad, provocada por la menor actividad. Eso sí, el consejero delegado de Axa apuntó que el margen para seguir reduciendo precios es ya muy limitado, si se quiere seguir siendo rentable.