África

Los touroperadores africanos buscan socios en España

Empresarios de 37 países presentan sus proyectos de inversión en Fitur

Los paisajes africanos tienen la mejor agencia de publicidad imaginable: la BBC. Pero los documentales de la cadena británica no convierten telespectadores en visitantes. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), la región solo tiene el 5% del mercado frente al 51% de Europa, 22% de Asia y 16% de América. Aun así, el continente pasó de recibir 26 millones de turistas en 2000 a 50 millones en 2011. Todavía no se disponen de datos oficiales de 2012, pero esta cifra debió crecer entre el 4% y el 6% el año pasado.

El continente necesita mantener esta tendencia para reducir la pobreza y pagar los costes que la protección de la fauna salvaje requiere. Dispuestos a ello, esta semana, 37 países africanos presentaron sus proyectos de infraestructura turística en la cuarta edición de Investour, la sección de Fitur dedicada a los negocios con África. En el foro, que se celebró ayer, ministros y touroperadores de la región se reunieron con más de 50 empresarios españoles en busca de socios para el desarrollo de hoteles y complejos turísticos, así como la puesta en marcha de programas de capacitación.

"El sector ofrece dos tipos de oportunidades de inversión. Las propias de la industria, como la construcción y gestión de hoteles y complejos turísticos, y las que están relacionadas con factores necesarios para su impulso, como el desarrollo de carreteras, vías férreas, aeropuertos y plantas de energía", señala Hélder Tomás, director regional adjunto para África de la OMT. "En todos estos campos España está muy bien posicionado", puntualiza.

En 10 años, el continente ha pasado de 26 a 50 millones de turistas, según la OMT

Por otra parte, el crecimiento de la clase media y el mayor acceso a la educación de una población bastante joven está favoreciendo el auge del turismo interno, lo que constituye también una oportunidad para los empresarios españoles. "Ya hay gente con capacidad de compra que está buscando alternativas de ocio. Un reflejo de ello es que cada vez más países nos solicitan que trabajemos con ellos en el desarrollo de su mercado local", dice Tomás.

La conectividad aérea también ha mejorado mucho. Iberia, Turkish Airlines, Air Europa y Brussel Airlines están abriendo nuevas rutas a países como Angola, Mauritania, Senegal y Gambia, mientras que Binter Canarias vuela a seis países africanos desde su base en las islas. "El tráfico aéreo en número de viajeros crece a tasas del 7% anual, una de las más altas", destaca Luis Padilla, secretario general de Casa África.

Pese a estos avances, la falta de seguridad jurídica sigue siendo un inconveniente para la inversión en gran parte de la región. No obstante, "vamos recibiendo buenas noticias", asegura Tomás. "La situación varía de país a país, pero muchos de ellos están adoptando leyes y códigos de inversión atractivos en un esfuerzo por crear incentivos financieros y fiscales", añade. Padilla coincide al respecto en que "no hay un estándar". "Algunas naciones ofrecen mayor estabilidad y garantías que otras. Incluso, hay países en los que la situación varía mucho dentro del mismo territorio. Mauritania, por ejemplo, es dos veces más grande que España y ahí el norte no tiene nada que ver con el sur", explica.

Los principales destinos africanos son Marruecos, que recibe 9 millones de visitantes al año; Sudáfrica, con 8 millones; Botsuana, más de 2 millones, y Mozambique, famoso por sus playas, con 1,5 millones. Otros, como Túnez y Egipto, se han visto afectados en los últimos dos años por las revueltas de la primavera árabe, si bien ya empiezan a recuperarse. Europa es el principal mercado emisor, con Alemania, Holanda y Reino Unido también a la cabeza, aunque el continente recibe cada vez más turistas asiáticos, sobre todo de China y Japón.

Desde hoteles hasta escuelas de turismo

Un total de 213 planes de inversión fueron presentados en Investour por las 37 delegaciones africanas que participaron en el foro. Los países buscan socios para una gran variedad de proyectos, desde financiación para el desarrollo de grandes infraestructuras hoteleras hasta agencias de viajes que vendan sus productos en España.

Mauritania, por ejemplo, planea invertir 90 millones de euros en la construcción de un complejo de hoteles y spas a 300 kilómetros del Parque Nacional Banco de Arguin, en tanto que Camerún ha presupuestado un millón de euros para el desarrollo de villas turísticas en zonas rurales.

Hay proyectos más modestos, como el de Senegal, que busca colaboración técnica para la creación de una escuela de guías turísticos, o el de Congo, que desea financiación para la edición de una guía en español.