Báñez estudia reponer los incentivos a los afectados por estos ajustes

El Estado 'financia' las plantillas de 22.000 empresas con ERE temporales

Entre enero y octubre de 2012 hubo alrededor de 22.000 empresas que llevaron a cabo expedientes temporales de empleo y de reducción de jornada. Los más de 254.000 trabajadores afectados cobran la prestación por desempleo durante el tiempo en el que tienen suspendido su empleo o reducida su jornada, por lo que el Servicio Público de Empleo contribuye notablemente a sostener estos puestos de trabajo.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez. El Gobierno prepara un plan B para el pago de pensiones y el desempleo
La ministra de Empleo, Fátima Báñez. El Gobierno prepara un plan B para el pago de pensiones y el desempleo

Desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se destaca con frecuencia el aumento de los expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales y de reducción de jornada como un importante logro de la reforma laboral, que facilitó estos ajustes al eliminar la autorización administrativa que antes requerían. A partir de febrero, la realización de estos ERE obedece única y exclusivamente a la voluntad de hacerlos del empresario.

Estas nuevas facilidades han disparado el número de ERE de estas características. En total, se registraron 22.844 expedientes temporales y de reducción de jornada, lo que equivale a un número similar de empresas que los llevaron a cabo, si se tiene en cuenta que aproximadamente cada compañía probablemente aplicó un solo ERE en este tiempo. Esto supuso un aumento de más del 82% respecto a los más de 12.552 ajustes de este tipo, semisubvencionados con dinero público en los mismos meses de 2011. Históricamente, el sector del automóvil es el que más ajusta sus plantillas por esta vía. Entre enero y octubre del pasado año, 35.394 empleados de esta rama de actividad se vieron a afectados por ajustes de suspensión, un 54% más que en 2011. Seguidamente, las empresas de la industria de fabricación de productos de plástico y caucho (con 27.229 afectados en dicho periodo) y la industria del metal (19.155) fueron las que sujetaron más empleos por esta vía el pasado año. En cuanto al tamaño de las empresas, aquellas de 50 a 240 trabajadores son las que más usan estos ERE.

Más de 254.000 prestaciones

Una vez hecha esta radiografía, ¿por qué puede decirse que esta fórmula de ajuste temporal de empleo está, en parte, financiada por el Estado? Fundamentalmente porque los trabajadores en lugar de ser despedidos, son suspendidos temporalmente de sus puestos de trabajo o ven reducida su jornada y, a cambio, cobran la prestación por desempleo que le corresponda durante el tiempo que dura ese ERE eventual.

Así, entre enero y octubre pasados se registraron 313.159 trabajadores afectados por estos ERE y los Servicios Públicos de Empleo (antiguo INEM) contabilizaron en este tiempo 254.628 altas por suspensión y desempleo parcial. Son menos que el total de afectados porque no es obligatorio cobrar el paro y gastar prestación y por motivos estadísticos.

Si bien los empresarios también participan en el sostenimiento de estos empleos, ya que deben seguir abonando a la Seguridad Social la misma base de cotización de estos trabajadores. En este punto, desde 2009 el Gobierno aprueba anualmente y a modo de incentivo, una orden para que el Estado bonifique el 50% de las cotizaciones empresariales de los trabajadores afectados por uno de estos ajustes. Esto representa otra vía más de financiación de los ERE con dinero público.

Además, desde ese mismo año, también se estableció lo que en el sector se conoce como contador a cero. Se trata, en este caso, de un menor perjuicio para los trabajadores, ya que éstos pueden volver a cobrar hasta 180 días de su prestación por desempleo (ya percibida durante la suspensión de empleo o reducción de jornada) si son despedidos definitivamente por esa misma empresa en el año posterior. Así, en la actualidad, podrán disponer de este beneficio los trabajadores que sean despedidos hasta el 31 de diciembre de este año y que hubieran gastado parte de su prestación por desempleo en uno de estos ERE durante 2012.

No obstante, a diferencia de las bonificaciones empresariales que, según confirman en el Ministerio de Empleo, siguen vigentes este año; el contador a cero no puede aplicarse en 2014 para los afectados por un ERE en 2013, ya que el Gobierno aún no ha aprobado este beneficio, algo que también hace anualmente desde 2009. Dicho esto, desde Empleo recuerdan que el pasado año la decisión de renovar este beneficio se tomó en febrero (y tuvo efectos retroactivos para los incluidos en ERE desde el 1 de enero). Así, el departamento que dirige Fátima Báñez, estaría estudiando si reponer esta fórmula próximamente.

¿Cómo funcionan los ERE temporales?

¿Cuántos tipos de ERE existen?Existen tres. El de extinción (se despide a los trabajadores);_los de suspensión temporal de empleo (los empleados dejan de acudir por un tiempo a su puesto de trabajo); y los temporales de reducción de jornada, (los afectados dejan de acudir a su empleo unas horas o algún día a la semana, durante un periodo de entre 12 y 18 meses).

¿Qué cobran los afectados? En los de extinción, una indemnización de 20 días por año y un máximo de 12 mensualidades. En el resto, la prestación por desempleo correspondiente (el 70% del cociente de dividir por 180 la suma de los salarios -incluyendo pagas extra prorrateadas- de los 180 últimos días).

¿Debe la empresa completar la prestación por desempleo hasta abonar todo el salario? No. Pero las partes lo pueden pactar así.

¿Como se cotiza? El empresario ingresa la cuota patronal y el Servicio Público de Empleo cotiza la parte del trabajador, previamente descontada del importe bruto de la prestación que vaya a recibir.