Guindos someterá a consulta pública la futura ley en los próximos días

Las cajas sanas mantendrán el control de sus bancos a cambio de más exigencias

Al final, las cajas sanas deberán convertirse en fundaciones bancarias, pero podrán conservar el control de sus bancos. Eso sí, a cambio tendrán que someterse a mayores exigencias en su gobierno corporativo y de transparencia, según el proyecto de ley que Economía baraja en estos momentos y que en los próximos días pondrá en consulta pública. El proyecto pasará en febrero por el Congreso de los Diputados para aprobarse.

De momento, una de cal y otra de arena. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha conseguido que Bruselas permita que las cajas de ahorros que no han necesitado ayudas públicas y controlan un banco -La Caixa, Kutxa, Ibercaja, Unicaja- mantengan este poder en sus filiales bancarias, según explican varias fuentes conocedoras del último borrador del proyecto de ley de cajas. Liberbank, pese a que contará con capital público, 124 millones de euros, también estará inicialmente incluida en este grupo. La duda está en BMN. Todo indica que el FROB controlará alrededor del 65% del capital de esta firma, lo que supone su nacionalización, razón por la que, salvo sorpresas, deberá convertirse en fundación especial.

Poder conservar el control del banco es, en principio, uno de los principales puntos que recoge la futura ley que en los próximos días se someterá a consulta pública en el sector para que realicen sus puntualizaciones. En febrero pasará por el Congreso, donde los diferentes grupos políticos podrán incluir sus enmiendas. El objetivo es que entre mayo y junio esté aprobada la ley.

Pero tener el control de sus bancos no será gratuito. Cuanto mayor sea la influencia de la caja en el banco mayor serán las exigencias que Bruselas pedirá sobre todo en materia de gobierno corporativo y transparencia, y en menor medida de coeficiente solvencia. Para ello se han establecido tres tramos sobre el porcentaje de control.

Además, queda fijado qué se considera control: tener más del 50% del capital del banco, por un lado, y por otro, se ha incluido la definición que hace de ello el artículo 42 de la ley de comercio, al considerar que con menor porcentaje también se puede ejercer un control casi total sobre la entidad. En este proyecto de ley -en el que la CECA, Economía y la troika perfilaban ayer los últimos flecos-, también se recoge la conversión obligatoria de estas cajas en fundaciones bancarias, figura muy diferente a las fundaciones especiales en la que se están transformando las cajas con ayudas y que controlan menos del 25% de sus bancos.

El Banco de España y Economía supervisarán y vigilarán los bancos de estas fundaciones bancarias, incluso el control y representación que tendrán sobre su filial financiera, pero su actividad fundacional estará vinculada a la comunidad autónoma de origen de la antigua caja en cuestión. Estas entidades deberán transformarse en fundaciones en junio de 2014 -un año después de aprobarse la ley-.

Pese a que inicialmente estas entidades no estaban de acuerdo en su transformación en fundaciones, al final consideran que "es un mal menor", explican fuentes de estas firmas. Donde la partida con Bruselas está aún jugándose, pero, de momento, parece perdida para estas cajas es en la representación de consejeros en el patronato de las fundaciones y en sus filiales bancarias. Todas las fuentes consultadas aseguran que Bruselas ha impuesto la incompatibilidad para sentarse en el consejo del patronato a la vez que en el consejo del banco. "En estos momentos es incompatible estar en ambas instituciones", aseguran. Y añaden que en la fundación también habrá representación de las comunidades autónomas, en los bancos no.

Varias fuentes matizan que si al final el proyecto que se someterá a consulta en breve mantiene esta incompatibilidad, "en el trámite parlamentario podría cambiar con una enmienda".