La tasa de mora, del 10,7%, encadena su cuarto máximo histórico consecutivo

Los créditos impagados rozarán los 200.000 millones al cierre de 2012

La tasa de morosidad mantiene su imparable escalada. En septiembre encadenó el cuarto máximo histórico consecutivo, hasta llegar al 10,71%. De mantenerse el ritmo actual, el volumen de créditos impagados rozará los 200.000 millones al cierre del 2012, desde los 182.226 millones actuales.

La rueda la morosidad sigue girando de forma inexorable: la economía en recesión agrava la congelación del mercado de la vivienda; la ínfima venta de inmuebles hunde las cuentas de promotoras y constructoras, y sus impagos acaban socavando los balances de las entidades financieras.

La rueda comenzó a girar hace cuatro años -cuando la crisis financiera internacional llegó a las costas españolas- y, desde entonces, su avance ha sido exponencial.

En septiembre, el ratio de morosidad de la banca volvió marcar un máximo histórico, tras alcanzar el 10,71%, según los datos divulgados ayer por el Banco de España. Un mes antes, ese ratio era del 10,52%.

De acuerdo con todos los expertos consultados, este parámetro se mantendrá en terreno de máximos durante muchos meses. La razón es sencilla: el volumen total de créditos seguirá menguando, a medida que la economía española se vaya desapalancando y, además, el deterioro de la coyuntura económica seguirá incrementando en los impagos.

A lo largo de este ejercicio, el volumen de créditos dudosos ha subido a un ritmo mensual de 4.720 millones de euros. De mantenerse esta tendencia en lo que resta de 2012, los préstamos morosos cerrarían el ejercicio muy cerca de los 200.000 millones de euros. La barrera de los 100.000 millones se rebasó hace poco más de dos años, en julio de 2010.

Actualmente, el volumen total de créditos dudosos que acumula la banca española es de 182.226 millones de euros, lo que representa algo menos de un 20% del Producto Interior Bruto español.

Intentar anticipar el techo que alcanzará la morosidad en España es misión imposible, pero desde varias entidades financieras consultadas coinciden en que en los próximos meses se mantendrá la tendencia alcista.

"Mientras la economía española siga en recesión y la tasa de paro al alza, la mora crecerá, puesto que su evolución es siempre paralela al ciclo", explican desde el departamento de análisis de una firma extranjera.

Tipología de los impagos

En cuanto a la composición de la morosidad, hasta el momento la principal fuente de preocupación de las entidades financieras han sido los créditos concedidos a promotoras y constructoras.En este segmento, el ratio de préstamos dudosos llegó en junio -último dato disponible-, al 27,4%. En total, los créditos impagados por este tipo de empresas alcanzan los 78.500 millones de euros. Mientras tanto, la tasa de morosidad en hipotecas es del 3,17%, y en volumen representa tan solo 19.123 millones de euros (también hasta el primer semestre).

El deterioro de la economía española provocará, a decir de todos los expertos, un paulatino incremento de la mora hipotecaria, que todavía sigue siendo muy baja. Además, la creación del banco malo irá acompañada de la venta de muchos activos inmobiliarios a precios muy bajos, lo que presionará sobre el valor de los activos de promotoras y constructoras, que siguen debiendo a los bancos 287.000 millones de euros.

La banca teme la oleada de impagos en el crédito a empresas

Hasta el momento, el principal foco de crecimiento de la morosidad ha sido el sector inmobiliario, que acumulaba hasta junio 78.582 millones de euros de créditos dudosos con la banca, de un total de 286.942 millones (tasa del 27,38%). Sin embargo, el gran temor de las entidades financieras es que la recesión pueda acabar por dañar la solvencia del sector industrial y que se produzca una avalancha de impagos.

El saldo vivo de los créditos que la industria pura mantenía en junio con bancos y cajas asciende a 138.007 millones de euros, de los que tan solo un 9.616 millones son considerados como dudosos (6,9%). Dos años antes, el ratio de mora era del 4,47%.

Un estudio de Crédito y Caución indica que las empresas prevén un empeoramiento de los plazos de pago en 2013, "en línea con el desafiante entorno de negocio" que afrontan.

La última subida es producto de los test de estrés al sector

La prueba de resistencia a la que fue sometido el sector bancario español explica en buena medida el fuerte repunte de la morosidad que se ha producido durante los últimos meses. La firma de consultoría Oliver Wyman revisó, por encargo del Gobierno, cómo tenía la banca contabilizada su cartera de créditos.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, reconocía ayer que ese "profundo análisis" que han hecho las entidades para cumplir con las provisiones de capital exigidas tras el test de estrés, es lo que ha disparado la mora: "se ha cambiado la manera de evaluar" qué es un crédito sano y qué es un crédito dañado.

Este fenómeno de reconocimiento "ha sido muy intenso", pero ha ido acompañado, según Guardiola, de un incremento de los niveles de cobertura de los balances.