Afectará al 36% de las operaciones, según Ganvam

La limitación del pago en efectivo penaliza la venta de coches usados

La limitación del pago en efectivo por encima de 2.500 euros perjudicará a más de 600.000 operaciones de compra venta de vehículos usados, según las previsiones de la patronal de vendedores, Ganvam. La crisis y la falta de financiación ha aumentado el cobro al contado en estas ventas.

La prohibición de pagar en efectivo más de 2.500 euros en las operaciones donde intervenga un profesional, limitación impuesta por el ministerio de Hacienda para restringir el fraude y que entró en vigor ayer, va a perjudicar que se completen el 36% de las ventas de coches usados en España, según estimaciones de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam). Este porcentaje supone dejar en el aire alrededor de 600.000 operaciones anuales.

Según el Libro Blanco del Vehículo de Ocasión de Ganvam de la organización, la crisis y la falta de financiación han aumentado los pagos al contado durante los últimos años. Este incremento se ha hecho patente hasta el punto de que el 52% de las operaciones de compra de particular a profesional se hacen con pago al contado y nueve de cada diez superan los 2.500 euros.

La Asociación señala que en la actualidad el 40% de las compras de coches usados se realiza a un profesional, mientras que el 60% restante se concentra entre particulares, a los que no afecta la prohibición. Los concesionarios y los compraventas son responsables del 36% de estas transacciones, mientras que las firmas rent a car acaparan el 4%.

El incumplimiento de la ley supondrá una sanción equivalente al 25% del pago realizado en efectivo y la Agencia Tributaria podrá exigir el cobro de la sanción al comprador y al vendedor o establecer que la multa se pague de forma solidaria entre ambos.

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, indicó que la nueva limitación del pago en efectivo "aportará mayor transparencia" al mercado de usados y servirá para frenar el fraude fiscal.

"Al tener que realizar los pagos superiores a 2.500 euros utilizando medios diferentes al metálico, como por ejemplo, transferencia, ingreso en cuenta o cheque bancario, habrá mayor control sobre las operaciones que antes quedaban fuera del alcance del fisco", añadió.

La organización recordó que, desde hace cuatro años, mantiene un convenio con la Agencia Tributaria para la lucha contra el fraude en el sector y, concretamente, en las operaciones de adquisición intracomunitarias de vehículos e importaciones.

El Plan PIVE ya ha consumido el 3% del presupuesto

El Plan PIVE de ayudas a la adquisición de automóviles ha consumido ya más del 3% de su presupuesto total, que asciende a 75 millones de euros, desde que el programa comenzara a funcionar de forma efectiva el pasado 16 de octubre, según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) a los que tuvo acceso Europa Press.

En concreto, el IDAE había validado hasta el pasado 12 de noviembre un total de 2.362 operaciones de las más de 24.000 reservas recibidas. De esta forma, ya se han consignado fondos por importe de 2,36 millones de euros, a razón de mil euros por cada operación validada.

La mayor parte de las operaciones corresponden a la adquisición de turismos diésel, con un total de 1.318 unidades, seguida de los coches de gasolina, con 1.005 unidades. Además, se han validado ya operaciones de compra bajo el paraguas del PIVE para 36 híbridos, dos vehículos de gas licuado del petróleo y un eléctrico.

El Plan está en camino de cumplir, además, uno de sus principales objetivos: contribuir a la renovación del parque automovilístico español. La media de edad de los vehículos achatarrados se sitúa por encima de los 16 años.

Este programa de ayudas a la compra ha conseguido una adhesión prácticamente total por parte de las redes comerciales. Así, el IDAE ha recibido unas 2.900 solicitudes de alta por parte de concesionarios, y 2.452 de ellos ya han sido validados para aplicar el PIVE, mientras que 770 concesiones ya han cerrado operaciones acogidas al plan.

El Plan PIVE de ayudas a la compra de automóviles, en vigor desde el pasado 1 de octubre, contempla una ayuda de 2.000 euros (mil aportados por el IDAE y otros mil por las marcas) para la adquisición de un coche, a cambio de entregar otro de doce años o más de antigüedad.

El programa cuenta con un presupuesto de 75 millones de euros, que, según el ritmo actual de reservas, se consumirá antes de que termine el próximo mes de enero. En caso de no agotarse los fondos, la finalización del plan está prevista para el 31 de marzo de 2013.