La factura del impuesto no cesará de subir en los próximos años

Los madrileños pagan ahora hasta un 222% más por el IBI que hace diez años

La factura del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) que pagan los madrileños se ha incrementado hasta un 222% desde el año 2003. Las revisiones catastrales explican este aumento exponencial.

Tener una vivienda en propiedad, el sueño de muchos españoles que ahora se ha convertido en pesadilla, implica, entre otras muchas obligaciones, pagar el IBI cada año. La factura de este impuesto local para una vivienda en el centro de Madrid de 150 metros cuadrados ascendía a 377 euros en el año 2003. En 2012, el propietario de esta casa pagará 1.214 euros, un 222% más. La factura acumulada de los últimos nueve años suma 8.215 euros. Las revisiones catastrales y no el incremento del tipo impositivo explican el aumento fiscal.

En Madrid, en el año 2001, entraron en vigor los nuevos valores catastrales que se difirieron en el recibo durante los siguientes diez años. Para este ejercicio, el Ayuntamiento aprobó una nueva ponencia de valores que también se prorrateará en la próxima década. Ello significa que el valor catastral de las viviendas, que configura la base imponible del impuesto, no cesará de subir y, por lo tanto, la cuota a pagar también crecerá anualmente.

Con mayor o menor intensidad, la subida del IBI afecta a todos los barrios, aunque es inferior en los que se encuentran más alejados del centro de la capital. Así, para una vivienda de 124 metros cuadrados en el barrio de Carabanchel, la factura del IBI este año asciende a 565,38 euros frente a los 218,4 euros del año 2003. Es cierto que los ayuntamientos podrían paliar el efecto de las revisiones catastrales con una rebaja del tipo impositivo. Sin embargo, ello no es habitual y menos en un contexto de caída de ingresos como el actual. En Madrid, el tipo impositivo del IBI no ha bajado nunca, aunque se mantuvo congelado en el 0,581% desde 2009. Sin embargo, para 2012 y 2013, el Gobierno e Mariano Rajoy estableció un recargo entre el 4% y el 10% del IBI para todos los ayuntamientos en función de su última revisión catastral. En el caso madrileño, el tipo impositivo ha aumentado un 4% hasta el 0,604% para aquellas viviendas cuyo valor se sitúa por encima de los 89.227 euros. Ese mismo gravamen se mantendrá para el próximo ejercicio. Las viviendas por debajo de ese umbral, aplicarán el tipo del 0,581%, vigente desde 2009.

En cualquier caso, el incremento catastral, junto con la subida a ciertos inmuebles del gravamen del IBI encarecerá un 7% de medida la factura de este impuesto. Esta medida se acompañará de una reducción en la tasa de basuras y del vado. De cada diez euros que ingresará el Ayuntamiento de Madrid por los tributos municipales, seis euros procederán del IBI.

El Ritz y el Palace, a un paso de pagar el impuesto

El Gobierno ha incluido en la Ley de Medidas tributarias que acompaña los Presupuestos para 2013 la supresión de la exención del IBI para los edificios que tienen la consideración de patrimonio histórico y que albergan una actividad económica desarrollada por una empresa privada. Ello abre la puerta a que el Ayuntamiento de Madrid cobre el IBI a edificios singulares de la capital como el Hotel Ritz o el Palace, que hasta ahora estaban exentos. Sin embargo, el Gobierno también permite que los ayuntamientos apliquen una bonificación del 95% a los inmuebles afectados por el cambio normativo.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, todavía no ha decidido si hará uso de esa facultad y bonificará los edificios históricos. Todo apunta a que rechazará aplicar la bonificación. El Ayuntamiento de Madrid es uno de los que más ha presionado al Gobierno para elevar la capacidad normativa de la Administración local en el IBI.

Los Presupuestos para 2013 de la ciudad madrileña ascienden a 4.301 millones, un 7,6% menos que en 2012. Tras la reunión extraordinaria de su Gobierno, Botella ha señalado que "en el Ayuntamiento de Madrid no se van a producir despidos" y solo se contempla la amortización de 322 plazas. Las cuentas contemplan reducir el nivel de deuda pública en 730 millones, lo que supone un descenso del 11%, tasa similar a la que se registrará este año. Según los últimos datos del Banco de España, la deuda del ayuntamiento madrileño ascendía a 6.479 millones en el segundo trimestre de este año, una cifra seis veces superior al pasivo que mantiene la ciudad de Barcelona. La delegada de Hacienda del Ayuntamiento madrileño, Concepción Dancausa, puso en valor que la capital logre reducir su deuda en mitad de la crisis.