El Congreso aprueba la reforma energática

El PP renuncia a su propuesta de financiar las primas renovables en los Presupuestos

El Congreso aprobó ayer el proyecto de ley de medidas fiscales al sector energético con una transaccional por la que todo lo recaudado vaya al sistema eléctrico. La propuesta del PP sobre la financiación de las primas renovables se queda en el tintero

La Comisión de Industria del Congreso aprobó ayer con la mayoría del Partido Popular el proyecto de ley de medidas fiscales al sector energético, que supone, entre otros, la aplicación de un impuesto del 6% a todo tipo de generación eléctrica. Finalmente, tras su paso por el Congreso, el texto legal incluye una enmienda transaccional del Grupo Popular (la enmienda 152), del Grupo Socialista (la 125) y de UPN (89), que supone una modificación de la disposición adicional segunda del proyecto de ley relativa a la financiación de los costes del sistema eléctrico en los Presupuestos Generales del Estado.

Según la nueva redacción, las leyes anuales de presupuestos destinarán a financiar los costes del sistema eléctrico "por un importe equivalente a la estimación de recaudación derivada de los tributos y cánones que figuran en el proyecto de ley". Según los datos que ha manejado el ministro de Industria, José Manuel Soria, esta recaudación superaría los 2.000 millones de euros, si bien, los cálculos estaban hechos sobre la producción de 2011, que ha caído en picado a lo largo de este año.

En el texto original de la ley no quedaba claro que toda la recaudación fiscal por los nuevos gravámenes que se le va a aplicar al sector se destinasen a sufragar los costes del sistema eléctrico (más concretamente, a políticas medioambientales y de eficiencia energética). El objetivo de la norma es paliar el déficit de tarifa, que asciende oficialmente a 24.000 millones de euros.

Finalmente, el Grupo Popular ha retirado la enmienda por la que proponía que un 38,3% de las primas de las energías renovables se financiasen vía Presupuestos. Con la transaccional, la norma queda más clara y evita lo que, según algunos grupos y el propio sector, politizaba y restaba visibilidad a la cuantía de las ayudas.

Además de la citada transaccional, el Grupo Popular había presentado en su día varias enmiendas, la más importante de todas, que un 38,3% de las primas de las energías renovables se sufragasen cada año a través de los Presupuestos del Estado. Este mecanismo de financiación liberaría a la tarifa de unos costes por valor de unos 3.000 millones de euros, pero fue duramente contestada por las empresas de renovables. Estas consideraban que el mecanismo podría ser denunciado como una ayuda de Estado, lo que sumiría al sector en una profunda "incertidumbre". Además, ese porcentaje dejaba de considerarse como un coste liquidable del sistema, sino que se fijaría mediante un reglamento