Rajoy reclama a Cataluña y Madrid que retiren el euro por receta

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sugirió la semana pasada, en una entrevista en la Cadena Cope, que no compartía la imposición de un euro por receta médica prescrita que ha impuesto Cataluña desde el 23 de junio y que Madrid quiere aplicar desde el 1 de enero de 2013. Rajoy avanzó que los servicios jurídicos estaban estudiando la inconstitucionalidad de la medida para recurrirla.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, fue ayer más allá al solicitar a Cataluña que lo retire y a Madrid que no lo implante. En su comparecencia tras la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría aseguró que el Ejecutivo tratará de "hacer entender" al Ejecutivo presidido por Artur Mas la inconstitucionalidad de la medida que establece el pago de un euro por receta y la necesidad de su modificación, antes de acudir al Tribunal Constitucional. La amenaza del Ejecutivo se vio reforzada ayer tras el dictamen no vinculante hecho público ayer por el Consejo de Estado, en el que se considera que "la instauración de la tasa de un euro por receta vulnera el orden constitucional".

Según este dictamen, el copago farmacéutico vulnera el orden constitucional, ya que las comunidades autónomas "no pueden incidir, ni directa ni indirectamente, en la fijación de los precios de los medicamentos que son objeto de financiación pública". La amenaza no caló en ninguna de las dos comunidades autónomas afectadas. Cataluña hará caso omiso al dictamen emitido por el Consejo de Estado y seguirá amparandose en la interpretación del Consejo de Garantías Estatutarias, que avaló con anterioridad la constitucionalidad de la tasa. En un comunicado, el departamento de Salud de la Generalitat recordó que el Consejo de Garantías Estatutarias dictaminó el 6 de marzo la constitucionalidad de la nueva tasa y que el dictamen del Consejo de Estado que discrepa de esta interpretación "no es vinculante".

Por su parte, el presidente madrileño, Ignacio González, no frenará la implantación del euro por receta porque entiende que es una medida en el ámbito de sus competencias. "Estoy abierto al diálogo para conocer las discrepancias que puedan existir y alcanzar una solución al respecto", aseguró. Frente a las críticas de los socialistas madrileños, González contestó que si prefieren esa medida para ajustar los presupuestos o si su alternativa es "no pagar a las farmacias, como hace Andalucía", en clara alusión a los impagos en esa comunidad autónoma.