Los sindicatos hablan de éxito y el Gobierno de normalidad