Reunión extraordinaria del consejo

CatalunyaCaixa, a punto de pasar a ser una fundación

El consejo de administración de CatalunyaCaixa se ha reunido hoy en sesión extraordinaria para abordar su conversión a fundación privada, lo que previsiblemente se producirá de forma forzosa, con la aprobación de la reforma financiera que modificará el régimen jurídico de las cajas.

CatalunyaCaixa celebró la pasada semana una asamblea para acordar esta conversión, aunque finalmente, tras una tensa sesión, no se alcanzó la mayoría hipercualificada necesaria para su aprobación por la negativa de los sindicatos y de los impositores, que se quejaron de no tener representación en el patronato de la nueva fundación.

Tras este contratiempo, CatalunyaCaixa, la entidad que agrupa la obra social de las antiguas Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, ha reunido hoy a su consejo de administración para estudiar qué pasos dar para acometer su paso a fundación privada con carácter especial.

Fuentes de la entidad han explicado a Efe que ha habido "cierto consenso" a la hora de determinar que se está ante un cambio inminente de la legislación vigente y que, por tanto, lo que conviene ahora es "estar pendientes de este cambio" para ver cómo se constituye la fundación con la máxima brevedad posible y manteniendo siempre la tarea de la obra social.

Por lo tanto, si CatalunyaCaixa no acomete de forma voluntaria su conversión a fundación, como todo indica que no va a ser, ya que por ahora se descarta convocar una nueva asamblea, el Gobierno, a través de esta nueva legislación, que podría aprobarse esta misma semana, la convertirá automáticamente en fundación, con la consiguiente disolución de sus órganos de gobierno.

Una vez suceda esto, la Generalitat, que tiene el protectorado de las cajas, nombrará una comisión gestora para aprobar los estatutos y el patronato de la fundación.