Lleva su plan de recortes a Fomento como el "menos traumático posible"

Las mayores salidas de caja de Iberia desde 2008 han ido a ajustar plantilla

Entre 2008 y septiembre de 2012 la caja de Iberia ha pasado de 2.272 millones a menos de la mitad: 1.074 millones. La mayor partida atendida ha sido la de los distintos recortes de plantilla, con 446 millones, por encima de los 394 millones en modernización de la flota. La dirección de la aerolínea presenta en este martes los detalles del nuevo plan de ajuste a la ministra de Fomento, Ana Pastor. El objetivo, asegurar la viabilidad de la empresa y volver a ganar dinero entre 2014 y 2015.

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez Lozano, cree que se le está presentando como "el malo de la película", pero asegura que el futuro de Iberia depende del Plan de Transformación: "Tenemos debilidades estructurales, pérdidas y un mal contexto macroeconómico. O nos ajustamos o no somos viables". El directivo se reconoce principal diseñador del pretendido tijeretazo de plantilla en 4.500 personas (22% del total). "La empresa, como la mayoría de aerolíneas de red, no es competitiva ni en corto y medio radio ni en largo", dijo ayer a un grupo de periodistas. Solo ocho de las 24 rutas de largo ofrecen beneficios, mientras dos de corto y medio radio son rentables del medio centenar de destinos operados. Sánchez Lozano eludió identificar las rutas tóxicas para la aerolínea. Muchas serán abandonadas.

El ejecutivo pinta a British Airways, socio en el holding IAG, como un aliado. Prácticamente un salvador. "Está con los ingleses nos reporta 100 millones al año en virtud de los acuerdos de la fusión. No sé dónde estaría Iberia sin ellos". Las sinergias para la española se obtienen con el desarrollo del negocio de carga hacia Asia, comercializando vuelos desde la web de British o realizando compras en conjunto. Sánchez Lozano salió al paso de afirmaciones que emanan en los últimos días de foros sindicales: "British no se va a quedar con el hub de Madrid, que será siempre operado por Iberia. Tampoco e está comiendo nuestra caja".

Lo cierto es que la liquidez de Iberia ha caído de los 2.272 millones en 2008 a la cifra actual de 1.074 millones. Y la mayor parte de ese desgaste de caja de 1.200 millones tiene que ver precisamente con ajustes de plantilla. Desde el sindicato de pilotos Sepla se asegura que Iberia ha adelgazado de 26.000 empleados a menos de 20.000.

446 millones se han ido a sufragar eres desde 2008; la renovación de la flota se ha llevado 394 millones, y la empresa ha dedicado 334 millones al repago de la deuda, como principales partidas. "Podemos acometer ahora el plan de Transformación de Iberia porque nos quedan más de 1.000 millones en caja, en el futuro no sabemos si habrá dinero", dice el consejero delegado.

Los gastos de personal de la aerolínea rondan los 1.300 millones anuales, por los 1.700 millones que Iberia destina al combustible, su otro gran coste de operación. Las previsiones de la aerolínea a medio plazo son de estabilidad en la segunda partida, por lo que busca menores costes de personal, con el despido de 4.500 personas, como de operación, con la renuncia a 25 aviones (15% de la capacidad), cinco de ellos de largo radio. "Necesitamos un retorno mínimo del 12%, de lo contrario no podemos acceder a financiación", lamenta el directivo.

Encuentro con Ana Pastor

El equilibrio de poder entre Madrid y Londres, dentro de IAG, y el mordisco que se avecina tanto a la plantilla como a la producción centrarán el encuentro que la dirección de Iberia mantiene esta mañana con la ministra de Fomento. "Despedir no es plato de buen gusto, conoces a muchos empleados y llega a ser un drama", afirma el ejecutivo de Iberia, "llevamos meses estudiándolo y creemos que el plan presentado es el menos traumático, pero negociaremos si alguien tiene otro".

El consejero delegado de Iberia es taxativo a la hora de hablar de un exceso de efectivos en su compañía. Los competidores en América Latina tienen un 21% menos de pilotos y un 56% menos de tripulación de cabina de pasajeros. "Las aerolíneas europeas gozan de un 45% más de margen que nosotros en largo radio y las latinoamericanas de un 72% más", argumenta el ejecutivo. Y en corto y medio radio defiende que los costes unitarios de la competencia, excluido el fuel, son un 43% inferiores en Vueling, un 46% menores en Easyjet y un 71% en Ryanair.

Cargado con estos argumentos, Sánchez Lozano cree que Iberia debe dejar de atender el corto radio a no ser que pilotos y TCP igualan su convenio al de Vueling, firmado por el propio Sepla.

Esa reforma en las condiciones laborales sería radical a niveles salariales: los pilotos pasarían de una media de 200.000 euros anuales a poco más de 100.000. Los TCP, por su parte, deben bajar a juicio de Iberia, de un salario medio de 64.000 euros a los 27.000 que se cobra en la low cost catalana.

Iberia sostiene que está perdiendo cuota desde 2008. Se deja ocho puntos en rutas entre Madrid y Europa, donde tiene el 29%. En vuelos domésticos cae del 25% al 19%. Declara un 19,4% de cuota en destinos latinoamericanos, con un descenso de 1,2 puntos. Y opera el 18% de los vuelos entre España y EE UU, con un descenso de 1,1 puntos.

La empresa cree que no puede prescindir del corto y medio radio, pero busca que le cueste menos.

Tres mesas de negociación

La dirección de Iberia demanda más flexibililidad en los convenios de sus empleados. La empresa constituirá este lunes tres mesas de negociación: pilotos, personal de cabina de pasajeros y trabajadores de tierra. El límite para llegar a un acuerdo sobre el ajuste es el 31 de enero.

En espera de que el personal equipare sus salarios a los de sus colegas de Vueling, Iberia paraliza el traspaso de rutas de corto a su low cost Iberia Express, hoy con 14 aviones: "Tenemos que operar 52 aviones y estoy dispuesto a hacerlo desde Iberia, pero debemos adaptar nuestro convenio al de Vueling", ofrece el consejero delegado Sánchez Lozano.

Menos lastre y más tráfico de conexión

"Las aerolíneas viven a día de hoy sin prestar servicios de handling o de mantenimiento", advierte Rafael Sánchez Lozano refiriéndose a gigantes como Ryanair o Emirates. Iberia tiene 11.000 personas en servicios de tierra y 4.000 en mantenimiento, muchos dedicados a terceras aerolíneas.

"Iberia no está para negocios que pierden dinero. En handling estaremos en aeropuertos donde obtengamos del 10% al 20% sobre las ventas", dice el consejero delegado.

En cuanto a rutas, "el tráfico punto a punto desde Madrid no da para una aerolínea grande, Iberia necesita tráfico de conexión", argumenta Sánchez Lozano.

Previsión de beneficio en 2014

Iberia acumula pérdidas operativas de 262 millones hasta septiembre, pero los números rojos ya fueron de 475 millones en 2009, 28 millones en 2010 y 98 millones en 2011. Con el plan de Transformación se pretende pasar de pérdidas operativas por 300 millones a 300 millones de beneficio. "No hicimos antes el ajuste porque todas las previsiones decían que España crecería este año y que Europa y EE UU lo harían con más fuerza", dice Sánchez Lozano.

El consejero delegado pretende lanzar el nuevo esquema de compañía el 31 de marzo, de cara al verano, y piensa que la reestructuración conducirá a beneficios operativos en 2014.