Para vuelos que operen en la UE, salvo los internos

Bruselas propone suspender un año la tasa por emisiones de CO2

La Comisión Europea ha propuesto suspender un año la aplicación de la normativa europea sobre comercio de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a los vuelos que operen en la UE, salvo los internos europeos, para favorecer un acuerdo internacional en este sentido. Un anuncio que ha sido celebrado por la IATA.

La comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, ha anunciado que la UE está dispuesta a congelar parcialmente la aplicación del polémico sistema europeo, que grava los vuelos en función de las toneladas de CO2 que liberan, hasta la próxima asamblea general de la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), prevista para otoño de 2013.

"Acabo de recomendar a los Veintisiete que la Unión Europea detenga el reloj", señaló Hedegaard. El gesto busca rebajar la tensión que creó la decisión de Bruselas de aplicar el sistema de comercio de emisiones a todos los vuelos que despegaran o aterrizaran en territorio comunitario, independientemente de la nacionalidad de las aerolíneas.

La iniciativa de la CE ha sido bien acogida por las aerolíneas. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha asegurado que el anuncio "supone un paso importante en la dirección correcta y crea una oportunidad para la comunidad internacional", según ha manifestado su consejero delegado de la IATA, Tony Tyler.

Tyler ha asegurado además que la decisión de Bruselas "reconoce claramente el progreso alcanzado hacia una solución global propuesta por la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO) para gestionar las emisiones de carbono de la aviación".

La medida, en vigor desde enero de este año, cuenta con la fuerte oposición de países como EE UU, India, China, México, Brasil o Rusia, país este último que ha amenazado a la UE en reiteradas ocasiones con aplicar represalias contra las aerolíneas comunitarias.