Amenaza de cierre de las farmacias valencianas

Castilla-La Mancha y Valencia reciben los primeros fondos del FLA

Otras dos comunidades (Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha) se han incorporado al grupo que va recibiendo recursos del Fondo de Liquidez Autonómico ante el desplome de ingresos.

Hasta ahora nueve regiones (Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana , Castilla-La Mancha, Islas Canarias, Baleares, Murcia y Asturias) han solicitado recursos y solo dos (Cataluña y Murcia) habían recibido fondos.

En primer lugar, Hacienda transfirió a la Generalitat valenciana 750 millones de euros procedentes del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), con los que ya ha empezado a efectuar pagos, según confesó el consejero de Hacienda y Administración Pública, José Manuel Vela durante la presentación autonómicos para 2013. "El dinero llegó el lunes y ya se han empezado a efectuar los primeros pagos", señaló.

Ese compromiso, sin embargo, puede no librarle de una huelga de oficinas de farmacia, tal y como sucedió la semana pasada en Cataluña. El Consejo Valenciano de Colegios de Farmacéuticos y la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia (Confar) propusieron a las asambleas de colegiados de las tres provincias una votación que se celebrará el miércoles para realizar un cierre indefinido a partir del día 5 de noviembre, en el que cada día se encontrarán cerradas al público, por turnos rotatorios, dos de cada tres farmacias valencianas. "Incomprensiblemente, la Generalitat ha incluido en el primer tramo del FLA sólo una factura de las cinco y media que adeuda a las oficinas de farmacia", subrayaba el Consejo en un comunicado.

Pos su parte, el consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, ha confirmado que ya han ha recibido el primer tramo del FLA (548 millones de los 848 solicitados). En una entrevista en Castilla-La Mancha Televisión, Romaní explicó que de la cantidad otorgada ayer, 156 millones se destinarán para el pago de los vencimientos de deuda con banca extranjera y, de los 392 restantes, 137 serán para el pago de intereses de deuda española y 255 para el desembolso de obligaciones pendientes a proveedores.