La recaudación del IVA modera su descenso por el adelanto de compras

La Administración central "hace hueco" para el déficit de la Seguridad Social

La Administración central del Estado está "haciendo hueco" ante cualquier posible desvío en las cuentas de la Seguridad Social. Así lo acaba de asegurar la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, en la presentación de los datos de ejecución presupuestaria.

El Ejecutivo da por hecho que el sistema encargado de pagar las pensiones y las prestaciones por desempleo se desviará del objetivo comprometido con Bruselas de cerrar el año en equilibrio. De hecho, a principios de este mes, Hacienda remitió una nota a Eurostat, la oficina estadística comunitaria, en la que reconoció que la Seguridad Social registrará números rojos por 10.500 millones de euros, un 1% del PIB.

El Ejecutivo confía en que la Administración central, cuyo objetivo de déficit es del 4,5% para este año, registre un desfase inferior al 4%, lo que permitiría compensar la desviación de la Seguridad Social. Currás no aclaró si el Gobierno revalorizará las pensiones con el dato de inflación de noviembre, lo que supondría un gasto adicional de 2.500 millones para este año y que se consolidaría para el siguiente.

El colchón financiero que Currás asegura que tendrá la Administración central todavía no se vislumbra con claridad en las cifras oficiales. Hasta septiembre, el déficit del Estado ascendió al 4,39% del PIB y, descontando los anticipos a comunidades y Seguridad Social, se situó en el 3,93%. Ambas cifras superan los números rojos registrados en el mismo mes del año anterior. Currás puso el foco en que el déficit se redujo respecto agosto, mes en que los números rojos alcanzaron el 4,96%, y aseguró que las cuentas mejorarán en lo que queda de año, cuando tendrán efecto medidas como la eliminación de la paga extra de Navidad a los funcionarios, el aumento de recaudación por el incremento del IVA y por la subida de los pagos fraccionados en el impuesto sobre sociedades.

Los ingresos por IVA se incrementaron un 11,9% en septiembre respecto a agosto y, en lo que va de año, cayeron un 5,3%, un descenso inferior al registrado en meses anteriores. Los datos de septiembre reflejan el IVA ingresado por consumos realizados en julio y agosto. Así, la mejora de los datos se explica por el adelanto de las compras para evitar la subida del impuesto, que entró en vigor el primero de septiembre. El IRPF, el mayor impuesto por recaudación, reportó a las arcas públicas 52.312 millones, un 1,6%. El impuesto sobre sociedades, tributo que grava los beneficios empresariales, descendió un 3,6%. Sin embargo, Hacienda asegura que cerrará el ejercicio con un incremento del 17% por las últimas medidas adoptadas y que suponen elevar los pagos fraccionados que asumen las compañías. El conjunto de la recaudación tributaría cayó un 2%, en línea con las previsiones del Ejecutivo.

Las partidas de gasto aumentaron hasta septiembre un 9,1% y ascendieron a 114.738 millones. Un dato que parece contradecir la austeridad del Gobierno. Sin embargo, este incremento se explica, en buena parte, por el adelanto de transferencias a comunidades y Seguridad Social, un efecto que se diluirá en los últimos meses del año. Otra de las partidas que más aumenta es la destinada a pagar los intereses. El Gobierno destinó 20.734 millones a este capítulo, un 17,4% más.

Con los datos en la mano y teniendo en cuenta el efecto de medidas de ajuste en la parte final del año, resulta plausible que la Administración central cumpla su objetivo y, además, pueda acumular un colchón para el desvió del conjunto de la Seguridad Social. Hasta septiembre, el sistema de pensiones registró un superávit del 0,23%, la mitad del registrado un año antes.