La gran empresa costeará el desempleo de los mayores de 50 años despedidos