En Portada

En busca de las esencias del otoño

¿Mar o montaña? En esta época del año, rica en puentes, caben las dos opciones. Y muchas más: turismo urbano, gastronómico, esquí...

Ya no hace el calor del verano, pero tampoco estamos sometidos al frío invernal. Otoño es una buena época para zambullirse en la naturaleza. Si el tiempo acompaña, los paseos en esta época del año están adornados por una rica variedad cromática, que abarca toda clase de verdes, marrones, ocres y tonos rojizos en los bosques. Para los amantes de la playa, basta con acercarse al Levante o a Canarias, dos oasis en los que aún se pueden disfrutar de temperaturas aptas para darse al último baño del año.

Pero otoño tiene, además, otra ventaja importante: es época de puentes. El de Todos los Santos, que arranca la semana que viene, y el de la Constitución, para el que habrá que esperar hasta la primera semana de diciembre, son los nacionales, a los que hay que sumarles los de cada comunidad. Y si no, siempre queda la opción de escaparse un fin de semana cualquiera.

Según las previsiones del lobby empresarial Exceltur, para el cuarto y último trimestre del año se espera un aumento de llegadas de extranjeros, sobre todo a Canarias y Barcelona. El mercado interno, sin embargo, seguirá muy débil, por lo que más del 60% de empresarios del sector espera caídas en la facturación, destaca la asociación empresarial en su último informe de valoración de la industria. Todo ello beneficia en última instancia a los viajeros, ya que los precios, lejos de subir, se mantendrán o incluso podían bajar.

Proponemos a continuación cinco ideas para exprimir los meses de noviembre y diciembre. Desde paseos por el Prepirineo hasta salidas al extranjero, pasando por opciones más relajadas, cualquier excusa es buena para escaparse unos días de la rutina.

Asia Gardens, donde conviven paz, sol y mar

Cualquier fin de semana es ideal para consagrarse al relax. Y si encima se puede pasear por la playa (y si no se dejan pasar demasiados días, incluso bañarse), mejor que mejor.

Asia Gardens es un atractivo hotel de lujo, situado en pleno Levante (a escasos kilómetros de Benidorm, Alicante), que ha sido construido y diseñado al estilo tailandés. Cuenta con 375.000 m2 de cuidados jardines con mil aromas. Y, sobre todo, con un completísimo spa, incluyendo la versión tailandesa de este concepto. Para quienes lleguen especialmente estresados, es muy recomendable el programa Renacer en Asia, un paquete de cinco días que incluye masajes a escoger entre una decena de variedades, sesiones de yoga y reflexología, etcétera.

El hotel tiene preparada, además, una fiesta de Halloween que arranca el jueves 1 de noviembre y acaba el domingo siguiente: actividades día y noche para niños, que permitirán a los padres abandonarse al placer del relax.

Londres: Una apuesta segura para un fin de semana redondo

No solo es una de las grandes capitales europeas (es la más poblada, por delante de París, con casi 14 millones de habitantes si se incluye su área metropolitana). Londres es, además, uno de los destinos turísticos más consolidados del mundo, a lo que contribuye su pasado como capital del British Empire y su inagotable oferta cultural.

Gracias a eso y a la relativa proximidad a la Península Ibérica (la coyuntura económica está propiciando que las pocas salidas al extranjero se hagan a países cercanos), Londres es también uno de los destinos preferidos de los españoles. Según los datos de reservas que maneja el portal online eDreams, la capital británica fue la ciudad predominante en las reservas de los españoles durante el puente del Pilar (12 de octubre). Esta urbe lidera, según aseguran responsables del sitio web, el ranking de destinos preferidos en España para disfrutar de unos días de descanso, seguida de Madrid, París, Palma de Mallorca y Barcelona.

Los atractivos de Londres son casi infinitos. Solo la visita de los imprescindibles British Museum, Tate Modern y National Gallery ya podría llenar unos días. A partir de ahí, se pueden confeccionar paseos a medida de cada turista. La ruta más común es la monumental (Westminster Abbey, Buckingham Palace, the Tower, the Bridge, Saint Paul's Cathedral), pero también se puede recorrer la ciudad a través de sus locales de música, sus parques, sus palacios victorianos o sus mercados urbanos.

IRLANDA Paisajes espectaculares, tranquilidad y cultura gaélica en la cuna de Halloween

Se tiende a asociar la fiesta de Halloween con EE_UU. Efectivamente, se trata de una fecha importante en el calendario festivo de los estadounidenses, algo que se le debe agradecer a la importante comunidad irlandesa que cruzó el Atlántico huyendo de la Gran Hambruna de mediados del siglo XIX.

A Halloween se le suele atribuir un origen celta, una fiesta pagana en honor de los muertos. La cultura celta (gaélica en la versión irlandesa) está omnipresente en esta isla, cuya superficie equivale a una séptima parte de la de España.

El atractivo de este rico país reside en los impresionantes paisajes que lo salpican, empleados en decenas de películas de época y de género fantástico. Los condados de Donegal, en la punta noroeste, y de Galway quizá sean los más bellos, por presentar una naturaleza más salvaje y montañosa y contar con impresionantes acantilados en su litoral. El sur de la isla presenta un aspecto más yermo y melancólico, uno de los rasgos de identidad de Irlanda.

Prepirineo 'Boletada', o el arte de cazar setas

Castañas y setas. Estos son los sabores que evoca el otoño, época en que los grandes cultivos hortofrutícolas pierden importancia. Las lluvias y el moderado descenso de temperaturas favorecen el crecimiento de las setas, manjar que constituye una parte importante en la gastronomía de las regiones de montaña.

En el Prepirineo catalán salir a buscar setas (ir de boletada en catalán) es todo un ritual en sí mismo. Se empieza la jornada temprano, siempre en compañía de algún entendido en estos hongos. La actividad ocupa toda la mañana, siendo una excusa perfecta para dar un paseo por el bosque, y se rubrica la jornada con una buena comida (normalmente empleando los trofeos de la mañana). La ciudad de Berga (a 100 km al norte de Barcelona), situada a pie del Prepirineo, puede ser la base de operaciones perfecta. Recomendable pasar por el Museu de l'Art del Bolet (Museo del Arte de la Seta), donde los no iniciados podrán obtener algunas nociones antes de salir de caza.