El bróker de las cajas prevé que el selectivo cierre el próximo ejercicio en torno a 8.300 puntos

Ahorro Corporación ve calma en el Ibex para 2013 y apuesta por las pequeñas empresas

Mientras el mercado permanece a la espera de conocer si España pide o no el rescate, las casas de análisis ya empiezan a hacer sus apuestas para 2013. Hoy ha sido el turno de Ahorro Corporación que augura un año de mayor estabilidad en el que los beneficios de las empresas del Ibex retornarían a niveles de 2011.

Si los últimos años se han caracterizado por la convulsión en los mercados, 2012 ha sido sin lugar a dudas el más inestable. Cualquier cambio, por mínimo que fuera, acababa echando por tierra las previsiones. Dentro de este escenario la renta fija, que hasta el momento se había caracterizado por una mayor estabilidad que la renta variable, ha sido el centro de todas las miradas.

Los incrementos sufridos por las rentabilidades de deuda pública, lejos de calmarse, continúan marcando el devenir de las economías, especialmente de la española y la italiana. La posibilidad de que el Gobierno de Mariano Rajoy pida el rescate ha sido descontada por los mercados en los dos últimos meses, justo el tiempo que hace que Mario Draghi advirtió que solo compraría bonos si los estados reconocían sus debilidades.

A las puertas de una segunda ayuda, las casas de análisis ya empiezan a hacer sus previsiones para el 2013. Uno de los primeros en presentar sus informes ha sido Ahorro Corporación. Según el grupo de inversión liderado por las cajas de ahorros, el beneficio de las empresas del Ibex para el próximo año rondará los 37.400 millones de euros, un 54% más que los estimados para 2012, año en que los resultados de las cotizadas están siendo espectacularmente bajos.

Irma Garrido, directora de análisis de la firma, espera que a partir de mediados de 2013 se inicie una suave recuperación, retornando así a niveles de 2011. Hace un año las compañías que integran el Ibex cosecharon unos beneficios próximos a los 35.000 millones de euros.

Las sucesivas reformas del sector financiero, que en menos de nueve meses ha tenido que hacer frente a tres reales decretos, así como la emprendida en el panorama energético, seguirán pesando sobre un selectivo en el que tanto la banca y como las eléctricas ocupan un papel destacado. El objetivo del Ibex para diciembre de 2013 rondaría los 8.340 puntos. Es decir, el próximo año la renta variable española vivirá un periodo de transición frente a las caídas protagonistas de 2012. En lo que va de año el parqué madrileño se ha dejado un 9,1%, algo que contrasta con la revalorización de las principales plazas europeas. Así el Dax ha repuntado cerca de un 22%, seguido a gran distancia por el CAC (+8,4%) y el Footsie (4,17%). Han sido precisamente los bancos y las energéticas los responsables del retroceso. En concreto, las provisiones efectuadas por las entidades para sanear sus balances han llevado a los bancos a ganar 12.000 millones menos, según Ahorro.

Con un sector financiero pendiente de la ayuda del Frob, así como del impacto indirecto de los precios de transferencia al banco malo, la firma apuesta por las compañías medianas con "claras ventajas competitivas y negocios de nichos específicos que coticen a niveles atractivos". De esta forma, sus recomendaciones quedan compuestas por las medianas empresas (el 50% del total), las pequeñas (42%) y las de gran capitalización (el 8% restante).

Entre los principales valores elegidos para el próximo año se encuentran Abertis, Dia, Ferrovial y OHL como componentes del Ibex, y Almirall, CAF, Miquel y Costas y Tubacex, fuera del selectivo. Las subidas potenciales oscilan entre el 56% que otorgan a CAF, cuyos título cotizan en el entorno de los 383 euros, y el 13% que dan a Dia. Las razones señaladas por Garrido durante la presentación han sido el "carácter defensivo por la escasa elasticidad de la demanda, el equilibrio fiscal, la escasa exposición al mercado nacional y la diversificación geográfica".

El gran reto que se les plantea a las principales empresas española es el desapalancamiento. A lo largo de todo 2012 el mercado ha asistido a diversos procesos de desinversión que tendrán su continuidad en los próximos doce meses. Telefónica con la venta de Atento así como la salida de a Bolsa de su filial alemana, o Santander son los principales exponentes.

La directora de análisis de Ahorro ha señalado como excelente noticia el respaldo que está recibiendo España en los dos últimos meses (los inversores dan por descontado el rescate) así como los 6.900 millones de deuda corporativa que las compañías han conseguido colocar desde septiembre.