Diseño

La arquitectura verde y superlativa se hace hueco

La arquitectura verde fue en otra época un concepto marginal, pero ha ganado con el tiempo". Así presenta la editorial Taschen su nuevo libro Green Architecture Now!2, parte de una colección editorial con imponentes imágenes como la de este volumen, ya a la venta, dedicado a las apuestas más espectaculares de arquitectos que aplican criterios medioambientales en sus elecciones con un diseño a la última.

En las páginas de este nuevo volumen han sido incluidos hasta 150 estudios que trabajan arquitectura verde, "la cual resulta indispensable", según la editorial. El refugio de alta montaña Le Goûter, a 3.835 metros de altura sobre uno de los picos del Mont Blanc francés, es uno de los proyectos más espectaculares. Fue un encargo de la Federación de Clubes de Alpinismo de Francia al estudio Decalage Architecture, que en septiembre recibió a los primeros alpinistas en su ascensión hacia la cumbre.

El diseño de esta caja redonda de metal suspendida sobre el vacío se ha construido a base de láminas de madera recubiertas de acero inoxidable para proteger el edificio de las hostiles condiciones climáticas que imperan allá arriba. La luz funciona a base de energía renovable y su capacidad se ha limitado a 120 personas para poner freno al incremento constante de alpinistas que buscan hacer cumbre en el pico europeo por su cara francesa.

En la búsqueda de Taschen por dar a conocer las últimas tendencias en arquitectura hay que mencionar el refugio para artistas de la isla Fogo, en Canadá, una tierra de fuertes raíces irlandesas donde el arquitecto Todd Saunders diseñó un inesperado e impresionante triángulo blanco para la Fogo Island Arts Corporation de Terranova. Este imponente ángulo blanco sobresale de una orilla escarpada en un marcado contraste con la arquitectura tradicional. Su parte superior, de seis metros de altura, contrasta con los menos de tres metros de su parte más baja, aplastándola y logrando el denominado en inglés efecto squish. Esta opción no es solo estética, sino que de esta forma el arquitecto ha logrado desviar los fuertes vientos del Atlántico norte.

La electricidad de esta moderna casa para artistas procede de paneles solares instalados sobre una colina cercana y, por la noche, su iluminación la hace parecer un faro de suave luz. En Grecia, el restaurante Bouni, en la costa Navarino, el azul del mar se confunde con la mezcla de elementos naturales que han sido elegidos para tejer este establecimiento al borde del mar. El restaurante se eleva sobre una plataforma flotante de madera cuyos pilotes hechos como mástiles de barco aguantan el envite de las olas. Pero, puestos a salirse de la norma, el refugio de montaña Gervasutti rompe todos los esquemas. Esta cabaña en forma de tubo asoma medio vientre al vacío en lo alto del Mont Blanc en su parte italiana, en lo que pareciera una competición de ideas arriesgadas con su vecino francés Le Goûter.

Gervasutti, del estudio Lea Factory, está hecho a base de módulos prefabricados que tuvieron que transportarse en helicóptero, con la ventaja de que, de decidir prescindir de esta estructura, se quita sin dejar ni rastro. La estructura tiene seis puntos de contacto con el suelo y su forma alargada alberga 100 metros cuadrados en su interior para 12 plazas y espacio para almacenar equipos y alimentos. Toda la electricidad es limpia de paneles solares instalados sobre su tejado que producen hasta 2,5 kilovatios por hora de energía.